Al menos 10 personas murieron y otras 3 resultaron heridas por un incendio ocurrido en el Centro de Entrenamiento del equipo de futbol Flamengo, en Río de Janeiro, Brasil.

El incendio ocurrió en el área que servía de alojamiento para las categorías inferiores del Flamengo, donde vivían jóvenes jugadores de entre 14 y 17 años.

Los bomberos aún trabajaban en el centro conocido como “Ninho do Urubu” (Nido del Buitre), construido en 2014, en Vargem Grande, en la zona oeste de Río de Janeiro, aunque aseguraron que el incendio ya fue controlado y las autoridades investigan sus posibles causas.

Según el diario O Globo, entre los 10 muertos hay 4 jugadores de las inferiores del Flamengo, así como 3 heridos, uno de ellos en estado de gravedad.

El que se encuentra en estado más grave es Jonathan Cruz Ventura, de 15 años, que está ingresado en la UCI del Hospital Lorenço Jorge. En tanto, Cauan Emanuel Gomes Nunes, de 14 años, y Francisco Diogo Bento Alves, de 15 años, también están internados, pero su estado no es crítico.

La sede del Flamengo sufrió las consecuencias del temporal que afectó desde el miércoles por la noche a Río de Janeiro y que dejó un balance de víctimas de al menos 6 muertos.

Las instalaciones quedaron cerradas el jueves por los estragos sufridos en el complejo.