El presidente estadounidense, Donald Trump, denunció este martes que hay una creciente crisis en la frontera entre Estados Unidos con México, en una intervención solemne desde la Oficina Oval de la Casa Blanca, la primera desde su llegada al poder.

“Hay una creciente crisis humanitaria y de seguridad en nuestra frontera sur”, dijo Trump, que pidió en el mismo discurso 5 mil 700 millones de dólares para construir una barrera de acero, en un momento en que el gobierno está parcialmente cerrado por una parálisis presupuestaria.

En un discurso a la nación para que el Congreso apruebe los recursos para construir el muro en la frontera de Estados Unidos con México, Trump mencionó una serie de crímenes supuestamente ocurridos por migrantes sin documentos en Estados Unidos.

Inmerso en una lucha de poder de final imprevisible con los demócratas, el presidente estadounidense traza desde hace varios días el panorama sombrío de una “crisis de seguridad nacional” en la frontera con México ante el flujo de migrantes, mientras sus opositores denuncian sin descanso una mala maniobra política por su voluntad de mantener una promesa de campaña.