El expresidente brasileño Luis Inácio Lula da Silva fue condenado hoy a 12 años 11 meses de prisión por corrupción y lavado de dinero, informaron fuentes judiciales.

La jueza Gabriela Hardt, dictó este miércoles la sentencia contra Lula da Silva, acusado de aceptar reformas en el sitio de Atibaia hechas por Odebrecht y OAS, con dinero derivado de contratos de Petrobras, por un valor de un unos 330 mil dólares (6 millones de pesos).

El inmueble en Atibaia está en nombre de Fernando Bittar, hijo del amigo de Lula y exalcalde de Campinas, Jacó Bittar, de acuerdo con reportes de prensa.

OjO AQUÍ: La pirotecnia en el caso Odebrecht

Lula da Silva fue encarcelado el 7 de abril pasado, con una condena de 12 años y un mes por corrupción y lavado de dinero por beneficiarse con un apartamento de tres plantas en la localidad de Guarujá, en la costa de Sao Paulo, en un juicio dirigido por el juez Sergio Moro.

En esta nueva sentencia, los investigadores y la Fiscalía acusaron a Lula da Silva de ser el dueño efectivo del inmueble Ataibia y beneficiarse, a cambio de favores políticos y contratos con Petrobras a las constructoras Odebrecht y OAS.

OjO AQUÍ: Odebrecht acusa a exfuncionarios de EPN de obstruir investigación

Gleisi Hoffman, presidenta del Partido de los Trabajadores (PT), al que pertenece Lula da Silva, escribió en su cuenta de Twitter que “la persecución contra Lula no para”, en momentos en los que, según la diputada federal, el exmandatario podría recibir el Premio Nobel de la Paz.

“La persecución a Lula no para. Una segunda condena fue proferida, cuando crece la posibilidad de que Lula sea el Nobel de la Paz. En la memoria del pueblo y en la historia, Lula será siempre mayor que sus verdugos”, apuntó.