Al menos 25 personas murieron y otras 35 resultaron heridas en un atentado con bomba en Pakistán, en el segundo atentado del día en el país asiático, tras un asalto contra el consulado chino en la ciudad de Karachi que dejó siete muertos.

La explosión ocurrió en la entrada de un centro religioso en la localidad de Hangu, en el área de Kalaya Bazar, en el distrito tribal de Orakzai, según informaron fuentes de los servicios de seguridad a la cadena de televisión local Geo News.

Las fuerzas de seguridad han acordonado la zona y han puesto en marcha una investigación para aclarar los hechos.

El ministro de Derechos Humanos, Shireen Mazari, confirmó al diario Dawn que 25 personas murieron y al menos 35 resultaron heridas tras la explosión.

Los heridos fueron trasladados al hospital de enseñanza KDA en Kohat.

La explosión en Orakzai es el segundo atentado terrorista registrado en Pakistán este viernes. En la mañana, un grupo terrorista atacó el consulado de China ubicado en el área de Clifton en Karachi, que dejó un saldo de siete muertos, entre ellos dos policías, dos civiles y tres terroristas.

El primer ministro de Pakistán, Imran Khan, “condenó enérgicamente” el atentado terrorista y el frustrado ataque en el consulado chino en Karachi.

El jefe de gobierno calificó los ataques como “una campaña planeada para crear disturbios en el país por parte de quienes no quieren que Pakistán prospere”.