Más de 300 tortugas marinas de una especie en peligro de extinción murieron atrapadas en redes prohibidas de pesca frente a las costas del estado de Oaxaca, en el sur de México, informaron hoy las autoridades.

El hallazgo de las tortugas golfinas ocurrió frente a La Barra de Santa María Colotepec, en plena temporada de desove, que se extiende de julio a septiembre. Las tortugas fueron enterradas en dos fosas en el sitio para evitar focos de contaminación.

La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente informó que se ha iniciado una investigación para dar con los responsables. El tipo de red donde quedaron atrapadas se utiliza para la captura de pez ojotón.

Las tortugas estaban en avanzado estado de descomposición y se calcula que tenían ocho días de muertas en el mar, enredadas en mallas de pesca de nylon de 120 metros de largo.

"La causa de la muerte fue por ahogamiento derivado de artes de pesca prohibidos", indicó la fiscalía ambiental. Fueron encontradas después de que pobladores de la zona dieran el aviso.

“Es un número elevado, se está investigando para dar con los responsables. Estaban atrapadas en una red de pesca ribereña”, dijo a DPA un portavoz de la fiscalía de protección al medio ambiente.

Además de este incidente, la fiscalía ambiental investiga otro ocurrido en la Isla Salmedina, en un parque nacional ubicado en una zona protegida de arrecifes del Golfo de México frente al estado de Veracruz.

Ahí se encontraron indicios de que se hizo una fiesta de playa en una zona restringida de anidación de tortugas y se abrieron huevos. "Se constató que estos organismos fueron indebidamente manipulado por parte de los asistentes a dicho evento", se informó en un comunicado.

Las autoridades hallaron también restos de material piroténico, pisadas de personas, botellas de cerveza, cubiertos y vasos de plástico y colillas de cigarros.