En pleno 2019, más de 2 mil personas aún siguen cobrando pensiones que se otorgan a excolaboradores del régimen nazi, dio a conocer el Ministerio de Trabajo alemán.

De hecho, los diputados belgas votaron el jueves un texto en el que urgen al gobierno alemán a poner fin a este sistema de pensiones que paga Alemania. En Bélgica hay 18 personas con este beneficio.

El Ministerio de Trabajo alemán indicó que 2 mil 33 personas cobraron la pensión en febrero, que en algunos casos puede alcanzar hasta mil 300 euros mensuales, más de 28 mil pesos.

El origen de pensiones a excolaboradores nazis

Estas pensiones se abonan en virtud de una ley alemana de 1951, que permite a las víctimas de guerra alemanas recibir una pensión complementaria. Muchos antiguos nazis y antiguos colaboradores extranjeros pudieron beneficiarse.

Los exmiembros de las SS están excluidos, así como toda personas condenada por crímenes de guerra.

Desde 2008, la ley permite a las regiones alemanas poner fin a estos abonos, pero esta posibilidad se utilizó poco. De los 50 mil casos que se esperaban, solo se retiró a 99 pensionistas, según datos de 2017 del ministerio alemán de Trabajo.

En México esta pensión le llega a dos personas, sin embargo, la mayoría viven en Europa (mil 532) o en Estados Unidos (250) y Canadá (121), aunque también hay en Brasil, Argentina, Uruguay, Colombia, Paraguay, Guatemala, Ecuador y Costa Rica y hasta en Tailandia.