Timiyah, de 12 años, puso en riesgo su vida y resultó gravemente herida a causa del “fire challenge”, reto en el que decidió participar mientras estaba en casa con sus amigos, en Detroit, Estados Unidos.

El peligroso juego se hizo popular en Facebook y YouTube hace cuatro años y Timiyah no es la primera adolescente que ha resultado lesionada a causa del reto.

En julio de 2014, un adolescente de 15 años, de Kentucky, sufrió quemaduras de segundo grado después de intentar el desafío del fuego.

Un mes después, un joven de 16 años, de Santa Ana, California, se roció esmalte de uñas en el pecho y se prendió fuego. Fue hospitalizado con quemaduras de segundo y tercer grado.

El momento de la tragedia

Brandi Owens esperó a que su hija, Timiyah, y sus dos amigos terminaran de comer sus hot cakes antes de tomar una siesta, pero entre 10 y 15 minutos después de recostarse junto a su pareja, Owens escuchó un estallido.

Segundos más tarde, Timiyah llegó corriendo por el pasillo envuelta en llamas, desde las rodillas hasta el pelo.

“Parecía una bola de fuego", relató Owens. “Gritaba 'ayúdame’”.

Marquell Sholar, pareja de Brandi Owens, inmediatamente intentó apagar las llamas mientras metía a Timiyah dentro de la bañera. Mientras empapaba a la adolescente en agua fría, Owens intentó jalar su ropa, que estaba en llamas, y no se dio cuenta que se quemaba las manos.

"Fue como un reflejo ... Ni siquiera sentí el fuego, solo estaba salvando a mi hija”, narró.

La pareja logró apagar el fuego y llevaron a la niña al hospital más cercano.

Ese día, se suponía que sería una tarde tranquila de verano en casa, afirmó Owens. Por lo general, cuando Timiyah invita a sus amigos, las niñas ven videos o pasan horas platicando.

Ahora, Timiyah está en cuidados intensivos en un hospital infantil con casi la mitad de su cuerpo cubierto de quemaduras graves, como resultado del “Fire Challenge”, uno de los diversos retos populares en redes sociales, algunos inofensivos y otros que amenazan la vida, como este y el “reto de la canela” —cinnamon challenge—, que consiste en comer una cucharada de canela molida, y que puede causar náuseas, vómitos y colapso pulmonar.

Otro caso

Desde 2014, ha habido diversos incidentes por el “reto del fuego” que han salido mal.

En julio pasado, en un caso similar al de Timiyah, un niño de 12 años de Carolina del Sur se quemó más del 40% del cuerpo al participar en el desafío.

Timiyah tiene quemaduras de segundo y tercer grado, y la mayor parte de su cuerpo está cubierto con extensas vendas blancas.