Un niño migrante niega con la cabeza cuando el juez estadounidense que está frente a él le pregunta si sabe qué es un abogado y si tiene uno.

No es una práctica nueva que menores de edad no acompañados sean juzgados así en Cortes de Estados Unidos, sin embargo, los casos se multiplicarán por las políticas implementadas en el gobierno de Donald Trump, prevén Organizaciones No Gubernamentales.

Según la organización TRAC, entre 2012 y 2014, un 75% de los menores que contaban con abogado lograron quedarse en Estados Unidos, mientras que solo un 15% de quienes no tenían un defensor pudieron permanecer en ese país.

Al comienzo de estos procesos de deportación, en muchos casos los niños todavía no cuentan con un abogado para que les represente.

La situación, en ocasiones, llega a ser ridícula, afirman defensores de derechos humanos, pues los menores en lugar de explicar por qué cruzaron la frontera de forma ilegal y por qué merecen quedarse en EU, se levantan de su silla y se suben a la mesa. algo propio de los niños de tres años. Absurdo, pero real.

Un video difundido en Twitter ha causado indignación; en él se observa cómo una niña y un niño migrantes que comparecen ante un juez responden “no sé” cuando el juzgador les pregunta si saben qué es un abogado y si cuentan con uno. Se trata de una recreación con un juez real y niños actores, pero está basada en casos reales.

El material fue realizado por la directora Linda Freedman para la organización Unaccompanied Children, que defiende a niños migrantes no acompañados y que busca visibilizar esta situación.

Barry O, de Guatemala, tenía 17 años cuando le tocó su turno. “Cuando llegué a Nueva York, me dijeron que tenía que acudir al juzgado de inmigración y ver a un juez. Alguien me dijo que tenía que ver a un abogado, pero no podía permitírmelo. Estaba muy nervioso, pero sabía que aquel día tenía que ir al tribunal”, relata. “Recuerdo lo nervioso que estaba en la primera sesión. Nunca había hecho nada malo y nunca había estado ante un juez”, añade.

Algunas ONG como Safe Passage se encargan de asistir legalmente a niños como Barry O y, en su caso, le ayudaron a conseguir la green card para permanecer en EU. “Además de ganar mi caso en el juzgado, Safe Passage ayudó a mi tío a convertirse en mi tutor legal y también me ayudaron a conseguir el permiso legal de residencia permanente”.

Según la organización TRAC Immigration, que estudia las migraciones en ese país, en 2014, tan solo el 32% de los niños no acompañados contaron con representación legal de los 63 mil 721 casos juzgados. Según las investigaciones anteriores realizadas por TRAC, que el menor tenga o no un abogado es esencial para lograr permanecer en Estados Unidos.