La Audiencia de Navarra puso en libertad provisional a ‘la manada’, el grupo de cinco hombres condenados a nueve años de prisión por el delito de abuso sexual, con el beneficio de una fianza.

El relato de la denunciante refería una violación múltiple cometida por cinco hombres, en circunstancias humillantes, las cuales se agravaron por la difusión a un grupo de amigos de videos de lo ocurrido

Dos de los tres magistrados de la Audiencia de Navarra hicieron valer su mayoría de voto y pusieron en libertad provisional a los cinco miembros de ‘La manada’ bajo fianza de 6 mil euros (138 mil pesos mexicanos).

Los miembros de ‘la manada’ fueron condenados a nueve años de prisión por un delito de abuso sexual con prevalimiento —cuando el culpable se aprovecha de una situación de superioridad o confianza respecto a la víctima para poder cometer con éxito el acto criminal.

El hecho fue denunciado en los Sanfermines de 2016 y los acusados se encontraban, al momento de la sentencia, en prisión provisional desde el 7 de julio de ese año, pues fueron detenidos horas después de cometer los hechos. No obstante, fueron absueltos del delito de agresión sexual, circunstancia que generó una ola de protestas sin precedentes en España y el extranjero.

En la audiencia, solo el presidente de la sala, José Francisco Cobo, votó en contra, en un voto particular discrepante que abogaba por mantener la prisión provisional de forma incondicional.

Raquel Fernandino y Ricardo González, quienes emitieron el voto discrepante en la sentencia y se habían mostrado partidarios de la libertad de los acusados en diferentes ocasiones, impusieron su criterio esta vez. Los acusados se encontraban en prisión a la espera de una sentencia firme.

El próximo 7 de julio se cumplían dos años desde que los miembros de ‘La manada’ ingresaron en prisión. Se trata del periodo máximo previsto en la ley para la situación de prisión provisional, aunque cumplido este plazo la legislación también contempla su revisión para una posible ampliación.

Las defensas de los acusados solicitaron la libertad a la espera de sentencia firme, por lo que la sala celebró una vista el pasado lunes en la que escuchó los argumentos de las partes. La decisión de puesta en libertad descarta la otra posibilidad de prolongar la prisión provisional como máximo hasta la mitad de la condena impuesta.

La sentencia también les impone la prohibición de entrar en la Comunidad de Madrid, la prohibición de comunicación con la víctima, el retiro del pasaporte, y la prohibición de salir del territorio nacional sin autorización judicial.

Surgen protestas

La decisión de la Audiencia Provincial de Navarra ha sacado a la calle al movimiento feminista. La decisión ha generado una ola de indignación visible en redes y en las calles. En Madrid y Zaragoza, esperarán a este viernes para manifestarse.

En Pamplona la movilización arrancó al grito de “es criminal la justicia patriarcal” y “no es abuso, es violación” y al tiempo que las manifestantes caminaban hacia la Audiencia Provincial de Navarra.

Las asistentes desbordaron la plaza y lo que en principio iba a ser una concentración se convirtió en manifestación. “No es no lo demás es violación”, clama la multitudinaria protesta.

Fiscalía y acusaciones discrepan

La fiscal Elena Sarasate, que pidió 22 años y diez meses de prisión para cada uno de los acusados por los delitos de agresión sexual, delito contra la intimidad y el robo del móvil de la joven, se opuso a la puesta en libertad. Solicitó, además, responsabilidad civil por el “sufrimiento moral” de la víctima.

Sarasate le dio total credibilidad a la víctima en su informe final ante la Sala durante la celebración del juicio: “La intimidación fue gravísima e impidió resistencia o huida, no le quedó más remedio que someterse. La denunciante no consintió”, defendió entonces. Ahora plantea esos mismos argumentos en su recurso ante el Tribunal Superior de justicia de Navarra.

Miguel Ángel Morán, abogado de la víctima, manifestó a la salida de la vista que tenía una “buena” sensación tras asistir a la comparecencia, y afirmó en declaraciones a los medios que se ratificó en lo que ya planteó por escrito ante el tribunal, es decir, su posición contraria a que los cinco condenados por abuso sexual fueran puestos en libertad a la espera de sentencia firme.

El Gobierno de Navarra también se opuso a la puesta en libertad de estos agresores sexuales.

El Ayuntamiento de Pamplona había presentado cinco escritos, uno por cada condenado, en los que insiste en “el riesgo de fuga” y la “importancia de las condenas” impuestas en la sentencia, no firme, del pasado mes de abril para negar su puesta en libertad. El abogado del Consistorio, Víctor Sarasa, remarcó este lunes al salir de la Audiencia la “gravedad de los hechos considerados probados” en la sentencia que condena a los cinco acusados a nueve años de cárcel por abuso sexual para rechazar su puesta en libertad provisional.