El martes 9 de octubre, las lluvias torrenciales en Mallorca dejaron al menos 10 personas fallecidas en tres municipios de Mallorca: Sant Llorenç, s' Illot y Artà. El tenista Rafael Nadal, originario de la ciudad de Manacor en Mallorca, se unió a los esfuerzos por mitigar el daño.

Nadal está ayudando de dos maneras a enfrentar las consecuencias de la tromba. Desde el día de ayer, el tenista abrió las puertas de la Rafael Nadal Academy, su escuela de tenis, para alojar a los afectados por las inundaciones.

Además, el campeón de 17 torneos Grand Slam se puso las botas de hule y se metió en el lodo hasta las rodillas para ayudar a limpiar vialidades de Sant Llorenç. A Nadal lo acompañó su fisioterapeuta Rafael Maymó.

Nadal vive en Porto Cristo, una ciudad a 11 kilómetros de Sant Llorenç, uno de los municipios más afectados por las tormentas.