Florence se degradó a depresión tropical en la costa este de Estados Unidos, pero a su paso ya dejó 13 personas muertas en Estados Unidos.

Según medios estadounidenses, 10 personas murieron en Carolina del Norte —donde tocó tierra el viernes— y 3 más en Carolina del Sur, entre ellas una mujer de 61 años que chocó contra un árbol caído en la carretera mientras conducía su vehículo.

Las ráfagas de viento y lluvia torrencial causaron el cierre de caminos por árboles y postes de la luz caídos, así como por el agua acumulada.

El Centro Nacional de Huracanes (NHC) de Estados Unidos indicó que Florence ya es depresión tropical, aunque advirtió que las “inundaciones repentinas y los desbordamientos de ríos continuarán afectando a una parte significativa” de Carolina del Norte y del Sur.

Florence tocó tierra el viernes pasado como huracán categoría 1, después se degradó a tormenta tropical y así siguió afectando la costa este, donde alrededor de 20 mil personas evacuaron sus hogares y han acudido a refugios.

Alrededor de la ciudad de Hampstead, en la costa de Carolina del Norte, los evacuados intentaron regresar a sus hogares para ver los desperfectos causados por la tormenta, a pesar de que las carreteras estaban inundadas.

Riesgos por inundaciones

El gobernandor de Carolina del Norte, Roy Cooper, alertó que transitar por las rutas es riesgoso.

“Todos los caminos del estado están actualmente en riesgo de inundación”, dijo. “Mientras los ríos sigan creciendo y la lluvia cayendo, las inundaciones se extenderán. Más y más condados tierra adentro están librando órdenes de evacuación obligatoria”, dijo.

Poco antes había alertado que la tormenta generaba “colosales cantidades de lluvia". Dijo, inclusive, que en algunos lugares las precipitaciones se miden "en pies, ya no en pulgadas”.

En New Bern, una ciudad de 30 mil habitantes cercana a la costa de Carolina del Norte e inundada desde el viernes, las autoridades rescataron a cientos de personas que habían quedado aisladas.

En total, más de 400 personas fueron rescatadas y 4 mil 200 viviendas sufrieron daños en esa ciudad.