Veinte personas han muerto en Lagos, capital económica de Nigeria, en el derrumbe de un inmueble de cuatro plantas, el miércoles, según un nuevo balance divulgado el viernes por el ministro de Salud del Estado de Lagos, Jide Idriss.

Veinte personas murieron y 45 están hospitalizadas en diferentes hospitales de la ciudad”, indicó este viernes el ministro. El precedente balance era de nueve muertos.

El último piso albergaba una escuela maternal y primaria, y los otros niveles apartamentos y comercios.

El derrumbe ocurrió poco antes de las 10 de la mañana del miércoles, según Olamide Nuzbah, habitante del barrio que presenció el drama.

El barrio de Lagos Island, popular y densamente poblado, es uno de los más viejos de la capital económica nigeriana de 20 millones de habitantes.

Después del derrumbe, el presidente Muhammadu Buhari expresó en un comunicado sus condolencias a los allegados de las víctimas: “Es triste perder vidas preciosas en un accidente, particularmente cuando se trata de niños [...] Que Dios conceda a todos los afectados por este accidente ánimo y apoyo”.

Escuela ‘ilegal’

El día del derrumbe, padres y madres en lágrimas, imploraban para que salvaran a sus niños de los escombros.

"Por favor salven a mi niño, salven mi niña", gritaba una mujer cuya hija de siete años estaba atrapada en el lugar.

Varios niños eran evacuados poco a poco. El hospital general de Lagos recibió en urgencias a la mayoría de las personas evacuadas, antes de reenviarlas hacia otros centros.

Varios habitantes afirmaron a la AFP que el edificio derrumbado fue identificado y "señalado" por el gobierno del estado de Lagos para ser demolido, dado su estado de deterioro.

El gobernador Ambode lo confirmó y acusó a los propietarios de no haberlo tenido en cuenta y de haber “albergado ilegalmente una escuela” en el interior.