No solo es el plagio de empresas de moda y grandes industrias a los diseños de comunidades indígenas, es también la falta de protección del Estado mexicano para preservar el patrimonio, concluyó la Comisión Nacional de Derechos Humanos en una recomendación general para legislar sobre este asunto.

Empresas de moda y confección de ropa y de la industria alimentaria han despojado a pueblos y comunidades indígenas de su patrimonio cultural, acusó la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) en su recomendación general 35 —emitida este domingo—, donde llamó a los gobiernos federal y de las entidades a legislar en la materia.

La violación al patrimonio de los pueblos originarios se ha dado por actos de apropiación y reproducción indebida, sin autorización previa y sin consentimiento de los diseños, patrones, pinturas y dibujos, que forman parte de las costumbres de los pueblos indígenas, de su universo simbólico, sus saberes ancestrales y su identidad.

El organismo encabezado por Luis Raúl González Pérez sostiene que esta situación es el resultado de la falta de protección, de la ineficacia de políticas públicas por parte del Estado mexicano, que difundan y preserven el patrimonio cultural de los pueblos y comunidades indígenas.

La CNDH ilustró esta situación con casos documentados por la prensa sobre las empresas Mango, Nestlé, Zara y la cervecería Cuauhtémoc-Moctezuma, que han usado sin permiso los diseños y patrones textiles de diversos pueblos y comunidades indígenas de México. Te presentamos un breve resumen.

Tenango de Doria contra Nestlé y Mango

Artesanos indígenas de Tenango de Doria, Hidalgo, denunciaron públicamente en septiembre de 2016 el plagio y comercialización de sus dibujos sin su consentimiento, cuando Nestlé los colocó en una colección de productos que fueron distribuidos masivamente.

El pueblo indígena denunció que la empresa de origen suizo usó de manera comercial diversas manifestaciones populares e iconográficas de su comunidad, por lo que presentó una denuncia ante la Procuraduría General de la República (PGR). La empresa negó haber reproducido de manera ilegal la obra de algún autor o comunidad de artesanos mexicanos.

La comunidad de Tenango de Doria alzó la voz contra Nestlé, empresa de origen suizo. Foto: CNDH
La comunidad de Tenango de Doria alzó la voz contra Nestlé, empresa de origen suizo. Foto: CNDH

Otro caso relacionado con la misma comunidad fue cuando la marca de ropa Mango, de origen catalán, reconoció que la iconografía del pueblo indígena fue una “fuente de inspiración” para una serie de productos y sostuvo que desconocían que pertenecieran a la comunidad oaxaqueña.

La ropa fue comercializada en todo el mundo y posteriormente se retiró de tiendas físicas y on line, de acuerdo con la carta que difundió al empresa tras el escándalo.

Mango, de origen catalán, retiró sus prendas que reproducían diseños de la comunidad de Tenango del Aire. Foto: CNDH
Mango, de origen catalán, retiró sus prendas que reproducían diseños de la comunidad de Tenango del Aire. Foto: CNDH

Aguatenango contra Zara

Artesanas tejedoras de la comunidad de Aguacatenango, Chiapas, denunciaron a la empresa Zara por el plagio y comercio de sus bordados tradicionales, porque afectó sus derechos culturales, el patrimonio cultural y la economía de las artesanas chiapanecas, de acuerdo con la CNDH.

Las artesanas denunciaron en julio de 2018, que no era la primera vez que una de las marcas de Inditex les robaba un diseño, pues ya en 2016 lo había hecho con otra blusa, de acuerdo con eldiario.es

Artesanas indígenas de Chiapas denunciaron que Zara plagió sus bordados. Foto: CNDH
Artesanas indígenas de Chiapas denunciaron que Zara plagió sus bordados. Foto: CNDH


Los diseños de Santa María Tlahuitoltepec e Isabel Marant

En junio de 2015, se publicó en varios medios de comunicación que la diseñadora francesa Isabel Marant, de la empresa Antiquité Vatic, incluyó en su colección primavera-verano, patrones gráficos idénticos a los bordados realizados por las artesanas mixes de Santa María Tlahuitoltepec, los cuales forman parte de la indumentaria tradicional de la mujer ayuujk.

La diseñadora negó que buscara la patente de los diseños y afirmó que ante las autoridades de su país había iniciado un proceso para aclarar que provenían de la comunidad mexicana. También anunció el retiro de las prendas de las boutiques.

Antiquité Vatic retiró sus prendas tras el escándalo por los diseños de origen oaxaqueño que usó sin consentimiento. Foto: CNDH
Antiquité Vatic retiró sus prendas tras el escándalo por los diseños de origen oaxaqueño que usó sin consentimiento. Foto: CNDH

Los Voladores de Papantla se lanzan contra Cuauhtémoc-Moctezuma

En julio de 2016, integrantes de comunidades totonacas del municipio de Papantla de Olarte, Veracruz, exigieron la solicitud de suspensión de la campaña de la cervecera Cuauhtémoc-Moctezuma, a la que acusaron de daño moral a la cultura totonaca.

La campaña contenía denominaciones y figuras visibles de la representación de la ceremonia de los Voladores de Papantla, “lo que evidencia el usufructo de las tradiciones al ser utilizadas por esta compañía sin el debido consentimiento como distintivo comercial de la cerveza, obteniendo con ello un lucro”, destacó el organismo autónomo.

La cerveza Indio usó la imagen de los famosos Voladores de Papantla, lo que generó inconformidad por parte de grupos indígenas de Veracruz. Foto: CNDH
La cerveza Indio usó la imagen de los famosos Voladores de Papantla, lo que generó inconformidad por parte de grupos indígenas de Veracruz. Foto: CNDH

Los inconformes acusaron además que la empresa hizo una representación equivocada del contenido cultural que entraña la práctica de los voladores, “alterando el contenido social, cultural, religioso y simbólico, que ésta ceremonia representa para la comunidad totonaca y para quienes participan de esta expresión cultural milenaria”.

El gobierno federal y los congresos de la Unión y de los 31 estados y la Ciudad de México deberán responder a la recomendación de la CNDH y tienen 30 días hábiles — a partir de la erecomendación— para comprobar que se está cumpliendo con la legislación para evitar las violaciones a los derechos de los pueblos indígenas.