Cuando Dianna Cohen viaja, empaca como si se fuera a la guerra. En cierta forma, así es. Su enemigo son los plásticos desechables de un solo uso.

“Descubrí que no era muy cortés sacar mi propio popote sin ofrecerle uno a un amigo,” dijo la ejecutiva en jefe de la Coalición de Contaminación Plástica, una alianza que trabaja para limpiar al planeta de plásticos.

Desafortunadamente, su arsenal no siempre puede protegerla de este material omnipresente. En estas situaciones, cambia a una postura defensiva.

“Por favor, no ponga plástico en mi bebida”, dice Cohen al mesero o bartender que esté tomando su orden.

El mundo se está hundiendo en plástico y la industria viajera está facilitando este hábito. Artículos desechables aparecen en aviones (vasos, agitadores, botellas de agua), hoteles (artículos de higiene, cubiertos para el desayuno, bolsas de lavandería) y cruceros (popotes, popotes, popotes).

Por ejemplo, Hurtigruten usa 390 mil vasos de plástico y 960 mil popotes en sus cruceros cada año. Un típico hotel Marriott de servicio limitado en Norteamérica consume 23 mil botellas para productos de baño anualmente.

El año pasado, Alaska Airlines regaló a sus usuarios 22 millones de agitadores y palillos de plástico.

“Hay enormes cantidades de plástico en la industria de viajes,” dice Erik Solheim, director ejecutivo del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente. “Básicamente está en todos lados”.

Para referirse a los peligros del plástico –para un golpe de realidad, mira el video de YouTube de una tortuga costarricense con un popote enterrado en una fosa nasal– muchas organizaciones han lanzado programas globales para concientizar y reducir el consumo.

ONU Medio Ambiente lanzó la campaña Mares Limpios el año pasado y más de 40 países se han sumado a ella, incluidas docenas de naciones que han prohibido las bolsas plásticas.

La Coalición de Contaminación Plástica ofrece guías gratuitas de cómo vivir y viajar sin plásticos. Y OneLessStraw premia a los participantes que prometen renunciar a los popotes con una versión reutilizable de vidrio.

Si te perdiste del Día Internacional Sin Popote el 3 de febrero, todavía tienes oportunidades para abandonar el plástico este verano. El Día Internacional Sin Bolsas Plásticas se celebra el 3 de julio o puedes tomarte libre todo el mes en Julio Sin Plástico, un movimiento iniciado en Perth, Australia en 2011.

También podrías considerar deshacerte de los plásticos en tus vacaciones. Muchos destinos, aerolíneas, hoteles y líneas de cruceros están eliminando gradualmente plásticos de un solo uso e introduciendo alternativas más amigables con el medio ambiente, incluyendo opciones comestibles.

Ahora puedes brindar por tu verano sin plásticos con un coctel que lleva un popote que terminará en tu sistema digestivo pero nunca en un relleno sanitario ni en el océano.

¿Qué hacen los países para eliminar el plástico?

Ruanda fue un país pionero al prohibir las bolsas de polietileno no biodegradables hace una década. El esfuerzo ha dado resultados.

“Kigali se ha convertido en una de las ciudades más limpias de África,” dice sobre la capital de Ruanda Michael Sheldrick, vicepresidente de políticas globales y asuntos de gobierno en Ciudadano Global.

“No ves bolsas flotando en la calle ni colgando de los árboles”, señala.

Desde entonces, más de 40 países han implementado leyes sobre plástico. Las restricciones varían de lo leve (un impuesto nominal a las bolsas en Dinamarca) a lo serio (hasta 4 mil dólares de multas o cuatro años de prisión en Kenya).

En Estados Unidos, varios estados han tomado medidas contra el plástico. California prohíbe desde a minoristas selectos proveer bolsas de plástico a sus clientes desde hace dos años y recientemente introdujo un proyecto de ley que se refiere a la permanencia de los popotes de plástico en restaurantes.

En Nueva York, legisladores han manejado distintas propuestas, incluida una prohibición estatal de bolsas de plástico y, en la ciudad de Nueva York, un embargo en la venta de botellas de agua en parques públicos y playas y en la distribución de popotes en establecimientos donde se vendan alimentos y bebidas.

Una ley que está siendo considerada en Hawaii podría castigar a quienes sean atrapados vendiendo u ofreciendo popotes, con una multa de tres dígitos más horas de servicio comunitario, como recoger basura en la vía pública.

Organizaciones ambientalistas estiman que de 150 a 250 ciudades en Estados Unidos han prohibido las bolsas plásticas, incluyendo a Boston (a partir del próximo noviembre) y Malibú, California (desde 2008), mismas que añadirán popotes, agitadores y cobertera a su lista de artículos prohibidos a partir del 1 de junio.

Después de su exitosa campaña “Sin popotes en Seattle” de 2017, la Ciudad Esmeralda prohibirá popotes y otros utensilios después del 1 de julio. La Conferencia Nacional de Legislaturas Estatales ha reunido una lista de legislaciones acerca de papel y plástico disponible para consulta.

En Canadá, a partir de julio ya no venderán productos de belleza e higiene bucal que contengan microesferas de plástico.

Las ciudades también empiezan a mostrar sus fauces anti-plástico. Montreal prohibirá las bolsas a partir del 5 de junio y Victoria lo hará en julio. El Acuario de Vancouver no ha permitido popotes de plástico por una década y la ciudad que lo alberga finalmente se ha subido a la ola ecoamigable con su Estrategia de Reducción de Artículos de un Solo Uso.

“¡Los primeros en Canadá!” tuiteó la oficina del alcalde el 16 de mayo. “Vancouver adopta nueva política que prohibe vasos de unicel y contenedores de comida para llevar, así como popotes de plástico de un solo uso, a partir de la estrategia Cero Residuos 2040”.

Países de América Latina también han tomado medidas. Belice celebrará el Día de la Tierra 2019 deshaciéndose de popotes, bolsas y cubiertos.

Costa Rica tiene ambiciones igual de grandes: El país ecoamigable pretende eliminar todos los plásticos de un solo uso para el 2021, mismo año en el que pretende convertirse en un país neutro en carbono.

El año pasado, el presidente de Chile se refirió a la crisis marina prohibiendo bolsas de plástico en más de 100 pueblos y comunidades costeras y en mayo pasado hizo nacional esta prohibición.

En el viejo continente no han sido indiferentes al problema. La Unión Europea publicó su plataforma de tres “R”s en enero.

Los 28 estados miembros deben cambiar a empaques de plástico reciclables para 2030, reducir el consumo de plásticos de un solo uso y restringir microplásticos. Sin embargo, muchos países europeos ya le han dado la espalda al plástico.

En Gran Bretaña, el primer ministro anunció recientemente una prohibición a todos los plásticos de un solo uso, incluyendo agitadores e hisopees de algodón, iniciando el próximo año.

Incluso la reina Isabel II transmite el mensaje: Su Alteza Real prohibió popotes y botellas de plástico de territorios reales, incluidas la tienda de regalos y las cafeterías.

En la ciudad alemana de Hamburgo se han eliminado las cápsulas de café no reciclables y Francia terminará su fraternidad con los plásticos al prohibir vasos, platos y cubiertos empezando en 2020.

También varios países africanos han prohibido o gravado los artículos de plástico, incluidas Botswana, Sudáfrica, Uganda, Zimbabwe, Etiopía, Marruecos y Tanzania. No obstante, ONU Medio Ambiente afirma que la implementación es accidentada en algunos lugares. En agosto, Kenia pasó una de las legislaciones más estrictas del mundo.

En febrero, Taiwán anunció un plan multifase para desabastecerse de artículos de plástico para el 2030. La nación insular dará inicio a esto al prohibir los popotes en cadenas de restaurantes en 2019 y terminará con una prohibición total de bolsas, contenedores de comida y cubiertos.

Cruceros contra el plástico

Si quieres un popote con tu margarita para ver el mar, tendrás que pedirlo.

En abril, Carnival anunció una política de “solo mediante solicitud” en sus 26 embarcaciones. Una excepción: bebidas heladas. Además, la línea de cruceros P&O eliminará todos sus plásticos para 2022.

Los pasajeros a bordo del barco más nuevo de Royal Caribbean, Symphony of the Seas, no encontrarán popotes, agitadores ni palillos en el crucero más grande del mundo. La compañía extenderá su política a Azamara Club Cruises, Celebrity Cruises y otras embarcaciones de RCI “tan pronto como sea posible”, según un comunicado.

A partir del 2 de julio, Hurtigruten eliminará los plásticos de sus 17 naves, incluidos popotes, agitadores, vasos envueltos en plástico, cubertería, bolsas, tapas para el café, palillos, delantales y mantequilla empaquetada para un solo uso.

El 16 de julio, Alaska Airlines sustituirá palillos y agitadores con una versión de abedul blanco en todos sus vuelos domésticos y salas de espera en aeropuertos. La aerolínea proveerá a los pasajeros que lo soliciten un popote amable con el mar.

Ryanair no ve plásticos en su futuro hasta 2023: “Para los clientes a bordo, esto significará iniciativas como cambiar a cubiertos de madera, vasos para café biodegradables, y la remoción de plásticos de nuestro rango de productos durante el vuelo”, anunció la aerolínea europea de bajo costo a principios de año.

Hoteles ecoamigables

Después de asistir al festival Burning Man en Nevada hace cuatro años, Ben Pundole regresó a su vida como vicepresidente de experiencia de marca en los Hoteles Edition con un nuevo propósito: purificar a la cadena de hoteles boutique de plásticos. Las propiedades en Miami Beach, Londres y Manhattan alcanzaron el 80 o 90% de esta purga el pasado Día de la Tierra. Para lograr esta meta, Pundole cambió los contenedores de comida a bambú, peines y cepillos de dientes y a latas para los servicios de gimnasio. Edition planea abrir siete hoteles en los próximos 18 meses y se apegará a la revelación que Pundole tuvo en Burning Man.

Bruno Correa, fundador de Bee + Hive, una asociación de hoteles, parques y restaurantes con enfoque ecológico, empezó con la estrategia de “la fruta madura”. Las siete propiedades en Brazil, Suecia, Zimbabwe, Australia y Georgia ofrecerán popotes de papel en lugar de plástico. “Cuando la gente pide un popote,” dijo, “podremos usar esta oportunidad para educarlos al respecto”.

Cadenas más grandes con miles de habitaciones también están deshaciéndose de los popotes. Entre ellas: Anantara y Avani Hotels & Resorts en Asia, Australasia, Europa y Medio Oriente; Four Seasons Hotels & Resorts; Taj Hotels basados en India; AccorHotels en Norte y Centroamérica; y Marriott, que se ha deshecho de los popotes en 60 propiedades en Gran Bretaña y reemplazó las botellas de champú y acondicionador con dispensadores en las regaderas de mil 500 hoteles en Norteamérica. La compañía espera triplicar el número de hoteles con contenedores rellenables para el final del año.

Algunos hoteles Hilton están probando popotes comestibles hechos de azúcar y fécula de maíz y todo lo eco-bonito. Sus propiedades en China están removiendo las botellas de agua de salas de juntas, eventos, gimnasios y spas, ahorrando más de 13 millones de botellas por año. En Australia, casi 20 hoteles ya no llevan plásticos, ni siquiera en sus bolígrafos ni bolsas para lavandería. Durante la Semana de la Tierra, Hilton Los Cabos se convirtió en el primer hotel en México en acabar con los popotes.

Grupo Iberostar está en una misión para eliminar el plástico de sus 36 hoteles españoles para este verano y para sus 110 propiedades en todo el mundo para 2019. La decisión se traducirá en 2.5 millones de artículos de plástico menos arruinando el medio ambiente.

¿Cómo puedes ayudar?

Cuando empaques, sigue el principio “trae tu propio utensilio”. Al menos lleva contigo una botella rellenable que pueda resistir líquidos calientes y fríos, así como un tenedor-cuchara de metal. Si cuando viajas sobrevives de comida callejera y para llevar, trae platos tipo campamento, además de vasos y utensilios – los palillos chinos también sirven para agitar el café. ¿Te interesa un popote reutilizable? Elige el que más te guste: hay de acero inoxidable, papel, vidrio, bambú y hasta pasta. Para excursiones de compras, usa bolsas colapsables con las que puedas cargar objetos de distintos tamaños y pesos. No olvides un saco de tela para la ropa y zapatos sucios.

En aviones, Cohen sugiere que olvides el vaso de plástico que te ofrecen y muestres tu bote reusable. La contaminación es un tema importante, así que el sobrecargo te servirá a distancia para que el cuello de la botella no toque tu contenedor.

Los países donde el agua no siempre está limpia son uno de los retos más grandes para evitar el plástico. (Incluso los viajeros que abrazan el plástico deben tener cuidado en países en desarrollo, que usan materiales más baratos que pueden contaminar el líquido.) Si te estás quedando en un hotel con agua filtrada, llena tu contenedor diariamente. Si tu habitación tiene una tetera, hierve el agua y déjala enfriar antes de verterla en tu cantimplora. Además vuélvete creativo para hidratarte. En India bebe chai caliente y agua carbonatada de venta en botella de vidrio. Cuando Nuñez visita México y Belice, prepara su propia agua potable con un purificador portátil que funciona a partir de rayos UV. También recomienda un filtro de agua miniatura para las zonas rurales con aguas turbias y un filtro mediano para zonas más urbanas. El sistema de filtrado no solo remueve bacterias y químicos; también evita que hasta 8 mil botellas de agua lleguen a las calles y a nuestros océanos.