En los primeros meses del gobierno del presidente López Obrador comienzan a haber hechos que hacen suponer que la vigencia de los derechos humanos no se están asumiendo como premisa y límite de toda actuación pública, informó la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH).

En la presentación de su Informe Anual de Labores 2018 -en la que por primera vez en 29 años no asistió el presidente de la República-, el organismo autónomo dijo que en lo que va de 2019 no se han adoptado medidas para revertir la crisis en derechos humanos que el país arrastra desde hace varios años en distintos rubros.

La CNDH refirió que México está obligado a asignar, hasta el máximo de sus capacidades, los recursos para que los derechos humanos sean vigentes sin importar medidas de disciplina presupuestal o de la investigación de ilícitos.

“Hay rubros en los que la asignación de recursos públicos no puede sólo depender de cálculos económicos o ponderaciones administrativas, como lo son los servicios de salud pública, donde la falta de recursos económicos, materiales o de personal debidamente calificado, implica la diferencia entre la salud o la enfermedad de las personas, e inclusive, en casos graves o urgentes, entre su vida o su muerte”.

Aunque la Comisión fue enfática en la crisis que actualmente atraviesa el sector salud, también se refirió a la falta de apoyos a las estancias infantiles y refugios, así como a instancias que atienden personas con discapacidad.

También dijo que la descalificación de organizaciones de la sociedad civil, de periodistas y comunicadores, y la necesidad de prevenir discursos que polaricen o dividan a las personas son temas que deben revisarse buscando la mayor protección y vigencia de los derechos humanos.

Pese a que la CNDH señaló que problemas como las miles de personas desaparecidas, la prevalencia de la tortura, la persistencia de violencia de género o los ataques contra periodistas subsistieron en 2018 y sirven para explicar la situación actual, no justifican que hoy por hoy no se actúe o se pretenda desviar la atención de los verdaderos problemas de fondo.

“Expresar un compromiso con su respeto (a los derechos humanos) no es suficiente para dotar de pertinencia y viabilidad las políticas que se adopten y las acciones que se implementen. La verdad no se construye y determina mediante el discurso o los dichos. Son los hechos, la evidencia concreta y objetiva que dirá el grado de compromiso y respeto con los derechos humanos. México y su sociedad necesitan respuestas y verdad, no retórica y posverdad”.

A través de su presidente, Luis Raúl González Pérez, la CNDH también se pronunció por la violencia contra los periodistas y activistas y a la conformación de la Guardia Nacional.

Sobre el primer tema dijo que es prioritario generar un entorno propicio para el ejercicio de la labor periodística y reconocer su importancia en una sociedad democrática, así como evitar su estigmatización o pretender descalificarla. Recordó que, en lo que va de 2019, se han registrado 12 homicidios contra periodistas, comunicadores y defensores de derechos humanos.

Respecto a la Guardia Nacional dijo que, con un somero análisis, bastaría para advertir que por mejor capacitado y equipado que esté un cuerpo que asuma funciones policiales, su repercusión en el fortalecimiento del Estado de Derecho y acceso a la justicia será mínima si los hechos no se investigan de manera oportuna.

“La Guardia Nacional en el ámbito del combate a la criminalidad, sólo puede implicar disuasión o contención, con efectos limitados y de corto plazo. Poco o nada se abonará al abatimiento de la impunidad si los delitos no se investigan y las causas judiciales no se sustentan debidamente, si no abordamos temas como la operación y autonomía de las 33 Fiscalías Generales en el país”.

A lo largo del comunicado, la Comisión Nacional insiste en que “la impunidad no es cosa del pasado sino problema presente, límite y obstáculo para el desarrollo social y económico, y uno de los retos más grandes que México debe enfrentar si de verdad se aspira a ser un país de leyes y de derechos para todas y todos”.

“La observancia de las leyes no puede buscarse vulnerando las propias leyes”, apunta.

Por la ausencia del presidente López Obrador, el informe fue entregado a la Secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero.

González Pérez lamentó la ausencia de López Obrador, pues señaló que más allá de un acto meramente formal, el encuentro abría un espacio directo e inmediato para que la CNDH pudiera exponer ante el presidente un balance anual sobre la situación de los mismos, así como reflexionar sobre los retos y situaciones que demandaban atención especial para el año en curso.