Ser animalista en el Estado de México puede ser peligroso.

Elizabeth Soto, una activista protectora de animales, denunció ser amenazada por un líder local de “carretoneros”, personas que usan de manera ilegal carros y caballos para la recolección de basura en el municipio de Los Reyes-La Paz.

Desde hace cuatro años, ella y otros animalistas de las organizaciones Seres Libres y la Fundación Pirolico comenzaron un proyecto para poder rescatar a los caballos recolectores de basura, proponiendo a las autoridades y organizaciones de “carretoneros” sustituir a los animales por motocicletas para cumplir con los servicios de limpia en varios municipios mexiquenses.

OjO AQUÍ: 🚨 Edomex: el lugar más peligroso para ser niña o adolescente

El pasado 7 de febrero, Elizabeth, un veterinario y otro voluntario acudieron a una oficina del ministerio público donde había un caballo herido. Ella cuenta que mientras atendían al animal, un sujeto al que identificaron como José —quien coordina a los carretoneros— los amenazó.

“Llegó y nos empezó a amenazar con groserías, luego nos dijo que nos iba a matar, que dejáramos al caballo. Que él lleva en esto más de 30 años y que nosotros no vamos a poder cambiar la situación; que él sabe cómo se mueven las cosas y que si nos metemos con él nos iba a matar”, describe Elizabeth.

Según el relato de Elizabeth, José llegó con al menos 20 sujetos que querían golpearlos, pero personal de la oficina del ministerio público lo impidió.

Ella dice temer porque José ha sido arrestado y señalado por autoridades del Estado de México por su presunta responsabilidad en delitos como homicidio y extorsión.

Soto dice que José es quien controla el negocio carretonero en la zona oriente del Estado de México y se encarga de cobrar cuotas para que los recolectores puedan operar, pues detalla que es ilegal que los caballos o burros sean utilizados para la recolección de basura.

“En el código para la biodiversidad en el Estado de México existe un párrafo que prohíbe esta actividad, pues estos animales no pueden transitar en vías asfaltadas. A esto hay que sumarle que estos animales no tienen una buena alimentación, un buen descanso”, dice Soto.

Soto ha documentado que algunos caballos han sido lastimados, mal alimentados y son generalmente sometidos a sobrecargas, algo que va en contra de la Ley Protectora de Animales del Edomex, que entre los artículos 11 al 19 habla sobre el cuidado de animales de carga y tiro.

Como en Los Reyes-La Paz, hay municipios en el Estado de México donde operan recolectores de basura de forma independiente al servicio oficial. Ellos se mantienen de las propinas que los colonos les dan y tienen que llevar la basura sobre carretas empujadas por los caballos.

Hace poco, Vice publicó un reportaje sobre este tema que revela el maltrato a que son sometidos estos animales.

Esto ha ido cambiando poco a poco. Por ejemplo, en 2015, en el municipio de Nezahualcóyotl, el gobierno local inició un programa para salvar 500 caballos recolectores y sustituirlos por motocicletas. Una iniciativa que se realizó en conjunto con la organización Donkey Sanctuary que pertenece a la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia de la UNAM.

En Los Reyes-La Paz, Elizabeth Soto refiere que al menos 120 caballos son utilizados para la recolección de basura, situación que no ha resuelto la oficina de Limpia local, pues el servicio con camiones recolectores de basura no es constante.

En los últimos seis meses, Soto y otros animalistas han rescatado, rehabilitado y puesto en adopción a cuatro caballos recolectores de basura. A pesar del riesgo, Elizabeth dice que seguirá con su labor animalista en el Estado de México.