Este 15 de mayo se cumplen dos años del asesinato en contra de uno de los periodistas más emblemáticos en Sinaloa: Javier Valdez, quien murió de 12 balazos a las 12 del día a unos metros de la redacción de Río Doce, en la ciudad de Culiacán.

El crimen en contra de Javier Valdez conmovió a gran parte del gremio periodístico por ser uno de los cronistas más importantes de los efectos del narcotráfico en la población, por dar voz a las madres de los desaparecidos, a los niños huérfanos y por ser un cronista nato y referente en Sinaloa.

A dos años de su muerte, su crimen no se ha esclarecido y las investigaciones se encuentran entrampadas en recursos legales presentados por la defensa de los asesinos materiales: Juan Francisco N, el Quillo; y Heriberto N, el Koala, reportó Rio Doce esta semana.

La muerte de Javier Valdez se dio después de la publicación de una entrevista al capo Dámaso López, quien se disputaba el liderazgo del Cártel de Sinaloa con los hijos de Joaquín, El Chapo, Guzmán, luego de su extradición a Estados Unidos.

En entrevista con Ruido en la Red, Ismael Bojórquez, director de Río Doce, habló del contexto del asesinato de Valdez.

“Más que arrepentimiento lo que nosotros hemos hecho es reconocer errores. Nosotros habíamos definido la línea de no entrevistar a capos. (...) Nosotros cometimos un error muy grave al meternos en esa guerra entre los hijos de El Chapo y el Dámaso López. Cuando Ciro publicó la carta de los hijos del Chapo, nos buscaron a nosotros y dijimos: ‘órale, hay que hacer la entrevista'.

OjO AQUÍ: Propuesta Cívica y Twitter le dan voz a periodistas asesinados en México

"No nos detuvimos a pensar que eso podía tener una consecuencia y no nos detuvimos a pensar que esta guerra que traían, que esta pequeña guerra que traían los hijos del Chapo y Dámaso por el control de la organización que dejaba el Chapo cuando fue extraditado una semanas después, nos podía arrastrar”, dijo Bojórquez en entrevista para Ruido en la Red.

El crimen en contra de Valdez también es especialmente doloroso para el gremio porque se volvió en un portavoz en defensa de los periodistas amenazados, dijo al medio digital su viuda, Griselda Triana.

“Si Javier se veía reflejado en cada periodista que asesinaban porque él siempre pensaba que a lo mejor era el siguiente, pues yo creo que esa es una causa que yo no quiero ni puedo ni debo soltar, ¿no?”, dijo Triana a Ruido en la Red a dos años del crimen.

Durante las audiencias del juicio en contra de Joaquín, el Chapo, Guzmán, Dámaso López declaró que los hijos del capo habían sido los autores intelectuales del asesinato de Javier Valdez.

OjO AQUÍ: Ríodoce no cree versión de Dámaso sobre el asesinato de Javier Valdez

Pero el proceso judicial se encuentra detenido, según dio a conocer Rio Doce, pues no ha pasado de la etapa inicial a la fase intermedia debido a los recursos de la defensa y la la Fiscalía Especializada en Atención de Delitos cometidos contra la Libertad de Expresión no ha ejercitado acción penal.

Este crimen se da en un contexto de impunidad en las agresiones y crímenes en contra de periodistas, que suman 115 asesinatos y 25 desparecidos desde el año 2000.

Periodistas, familiares y amigos de Javier Valdez organizaron las jornadas Malayerba —como firmaba su columna—, esta semana en la ciudad de Culiacán y este miércoles se prevé una marcha desde la Catedral de Culiacán hacia la Fiscalía General de Justicia del Estado a las 16:30 horas.