El cuerpo de Ingrid Alison, de 14 años, fue encontrado sin vida la madrugada del pasado 13 de noviembre dentro de una maleta abandonada en un jardín de Tlatelolco, uno de los barrios céntricos de Ciudad de México.

Sus padres la habían reportado como desaparecida, pues ella había ido a la papelería, pero nunca volvió a su casa. Sus agresores le dispararon en el rostro y luego abandonaron su cuerpo.

La Procuraduría de CDMX catalogó este crimen como feminicidio e informó que había una principal sospechosa, Melisa ‘N’, quien presuntamente tenía cercanía con la adolescente. En el departamento de la mujer las autoridades hallaron la ropa ensangrentada de Alison.

“El cateo que se realizó al inmueble, al departamento en donde fue privada de la vida fue relevante, se encontraron no solamente manchas hemáticas de ella (Alison), sino manchas hemáticas de otras personas, se encontró, pues, un casquillo, se encontraron varios elementos que señalan que ahí fue el sitio en donde fue privada de la vida. Tenemos ahí líneas de investigación que permiten ubicar e identificar a personas cercanas a ella que son las que pudieron haber participado con estos hechos”, detalló el exjefe de gobierno, José Ramón Amieva Gálvez.

Además, un video difundido por medios de comunicación revela la participación de un cómplice, quien se encargó de cargar la maleta con los restos de la víctima.

Este feminicidio sigue sin ser resuelto. A esto se suma que Melisa ‘N’, quien se encontraba en calidad de fugitiva, fue asesinada a tiros el pasado 28 de diciembre, en la colonia Santa María la Ribera.

El caso de Ingrid es uno de los ocho feminicidios de niñas y adolescentes que se reportaron el mes de noviembre por el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP).

Se trata de una cifra que sigue creciendo, pues en comparación con noviembre de 2017 —con seis casos—, se registraron dos feminicidios más.

2018 es el año más letal para las niñas. De enero a noviembre se reportaron 81 casos, mientras que en todo 2017 se registraron 65 casos.

En 2016 se reportaron 53 casos; y en 2015 se registraron 49 feminicidios de menores de edad, según datos del SESNSP.

En 2018, las entidades con más niñas asesinadas son Estado de México, Chihuahua, Zacatecas, Nuevo León y Chiapas.

Pero las cifras pueden ser aún mayores. En julio pasado, mexico.com publicó una serie de cinco reportajes sobre el feminicidio de niñas y adolescentes. En los textos se evidencia que la falta de una perspectiva de género por parte de las autoridades ha provocado que existan feminicidios mal clasificados y que por ello podrían estar ocultos tras las cifras de homicidios dolosos.