Cada vez más personas son conscientes del daño que causa en el medio ambiente el abuso del plástico. En particular de los popotes, un objeto con una vida útil aproximada de 20 minutos pero que tarda más de 100 años en desintegrarse.

Por eso no es raro que, este jueves, una de las noticias más compartidas fuese la que informaba que la Cooperativa Pascual decía adiós a los popotes en los jugos Boing de cartón. Esa información, sin embargo, no es del todo precisa. El gerente de la compañía, Gilberto Cendejas, confirmó a mexico.com que aunque sí es una medida que se está evaluando, todavía no hay ni una fecha ni un programa concreto para implementarla.

La Cooperativa Pascual convocó a una conferencia de prensa el pasado 4 de julio para informar de las acciones que ha tomado como parte de su campaña México Limpio y Querido. Algunas de ellas son programas de reforestación en el Estado de México y de limpieza de playas en Guerrero.

Luego de que dos representantes de la empresa explicaran esas iniciativas, algunos reporteros preguntaron sobre la posibilidad de reducir o eliminar los popotes de los jugos Boing, como se puede escuchar a partir del minuto 14 de este registro en video.

El presidente de la firma, Salvador Torres, respondió en un primer momento que la empresa ha hecho estudios para evaluar la factibilidad de reducir el consumo de popotes en el futuro. También dijo que la opción sería reemplazar los envases de cartón por envases con tapa rosca, que aunque también son plástico, son reciclables.

Pero más adelante aseguró que dicha sustitución “va a ser más difícil” en los envases pequeños. Incluso informó que, este año, la Cooperativa Pascual hizo una inversión para dejar de comprar los popotes a un distribuidor y producirlos ellos mismos. Su producción anual de jugos en envase de cartón con popote incluido, según Torres, es de 720 millones piezas por año.

“[Eliminar los popotes] es una opción que sí tenemos considerada, pero no va a ser tan inmediato. Hay que buscar la opción más adecuada y esto lleva varios pasos”, dijo a mexico.com Gilberto Cendejas.

La preservación del medio ambiente sí es uno de los valores de la Cooperativa Pascual, como ha demostrado con las acciones de su campaña México Limpio y Querido.

#SinPopoteEstáBien

La Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) lanzó recientemente la campaña Sin Popote Está Bien, con la que busca crear mayor conciencia de los hábitos individuales de consumo que son nocivos para el planeta.

Pequeños y grandes comercios ya se han sumado a la iniciativa.

Además de hacer campañas, el gobierno mexicano ha tomado acciones concretas. En abril de 2018, la Cámara de Diputados aprobó una reforma a la Ley General para la Prevención y Gestión Integral de los Residuos, para que los comercios de alimentos y bebidas no promuevan el consumo de popotes, y que solo los ofrezcan si el usuario los demanda.

La empresa mexicana Biofase ha llevado más lejos su compromiso medioambiental, al dedicarse a la producción de productos plásticos y popotes biodegradables. La planta está localizada en Michoacán, ya que su principal materia prima son los huesos de aguacate. El ingeniero bioquímico Scott Munguía descubrió que de estas semillas se puede extraer una molécula que se sintetiza para convertirse en biopolímero y más tarde en plástico que tarda alrededor de 240 días en degradarse.

Entre los clientes de Biofase destacan hoteles y restaurantes como Fiesta Americana, P.F. Changs y Chillis.