CDMX lleva días sufriendo por muy mala calidad del aire y desde este martes se encuentra en contingencia ambiental extraordinaria, pero en medio de la visible nata gris que cubre la capital, el Sistema de Monitoreo Atmosférico señalaba que la alcaldía Benito Juárez tenía buena calidad del aire.

Así, mientras la Secretaría de Educación Pública había suspendido los recreos en las escuelas y se llamó a no hacer actividades al aire libre, el índice oficial de contaminantes en tiempo real registraba, con puntos verdes, que en esta alcaldía y otras seis zonas había aire limpio.

mexico.com contactó a la red de estaciones de monitoreo de Calidad del Aire para preguntar sobre este aire de “buena calidad” y señalaron que hay que analizar los instrumentos que se encargan de medir en cada estación, pues no todas tienen la capacidad de medir todos los contaminantes.

“Hay varios puntos en la ciudad que no miden partículas o no se usan, por lo que no pueden reportar la alta concentración de estas”, argumentan. De acuerdo con lo que puede verse en su página web, la red RAMA (Red Automática de Monitoreo Atmosférico) que cubre el Valle de México tiene 35 estaciones. De estas, todas tienen instrumentos para medir el ozono, 28 tienen para las partículas PM 10 y 22 tienen para las PM 2.5.

Según se puede observar en este mapa, algunas, como Benito Juárez, aunque tienen instrumentos para medir estas tres variables, por algún motivo solo está monitoreando el ozono.

Durante una rueda de prensa la Jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, contestó a una pregunta directa sobre cómo era posible que la alcaldía Benito Juárez tuviera buena calidad del aire.

“No es lo mismo cómo se dispersan las (partículas) 2.5 que el ozono o las PM10. Lo que sí podemos decir es que hemos hecho una revisión del sistema del monitoreo atmosférico y podemos asegurar que las mediciones son correctas”, dijo.

Sin embargo, expertos consultados por mexico.com y una lectura de los medidores de la red en tiempo real, señalan que la cuestión es, simplemente, que en esa alcaldía no se están monitoreando todo los contaminantes, y esto ofrece a la ciudadanía una lectura engañosa.

Óscar Peralta, encargado del grupo de aerosoles atmosféricos en el Centro de Ciencias de la Atmósfera de la Universidad Autónoma de México, nos explicó las limitantes de este monitoreo.

“Es engañoso lo de las estaciones de monitoreo. Primero, en una ciudad la calidad del aire difícilmente va a ser buena a no ser que sea un domingo que nadie agarre el carro. Y en esta situación, que es un evento de partículas, no por el ozono, aunque pongan que es buena, en realidad es mala. Y puede pasar (que un ciudadano que lo vea) se quede con la idea de que el aire está bien, pero no”, nos cuenta. Sobre todo en días en que la contaminación no es tan evidente.

Las partículas PM 10 y 2.5 se llaman así por las micras de su diámetro. En general, las primeras vienen de polvo geológico y se pueden ver fácilmente. Como son muy grandes, no duran demasiado en el aire. Las PM 2.5 se generan en malas combustiones, como la quema de leña, los carros y camiones viejos... y los incendios forestales, como los que rodean ahora CDMX. Al ser mucho más pequeñas, duran mucho más suspendidas en el aire.

Mientras, el ozono es un gas secundario, que se forma en la atmósfera por la interacción entre el óxido de nitrógeno y dióxido de nitrógeno. Ambos químicos son emitidos por los vehículos, por lo que las altas concentraciones de este gas se vinculan a la actividad de los coches.

A pesar de todo, según Peralta, la red de monitoreo en CDMX es “bastante buena” comparada con otras que ha visto, “pero tiene algunas deficiencias: es un poco corta para el tamaño de la ciudad y hay algunas de las estaciones que solo tienen algunos medidores y, en otras, no funcionan todos los instrumentos”.

Peralta vaticina que esta situación permanecerá durante los próximos días. “La ciudad es como una vasija, donde se van acumulando estos materiales. Al no haber viento, seguiremos acumulando durante los próximos días”, asegura.

De acuerdo con las previsiones del Real-time Air Quality Index, por lo menos hasta el sábado al medio día las partículas PM 2.5 seguirán en niveles alarmantes.