Este 13 de noviembre fue un día importante para la comunidad transgénero en México. La buena noticia surgió en Coahuila, cuyo congreso local dio un paso a favor de los derechos humanos de las personas transgénero y/o transexuales.

El órgano legislativo de Coahuila aprobó —con 13 votos a favor, uno en contra y una abstención— modificaciones a su Código Civil que para que el cambio de identidad de nombre y género, por vía administrativa, sea posible en el estado gobernado por Rubén Moreira Valdez.

La iniciativa de ley fue promovida por el activista Noé Ruiz Malacara, dirigente de la Comunidad San Aelredo, dijo al respecto que el resultado fue fruto del trabajo con diferentes legislaturas. Con la resolución del congreso local, Coahuila es el quinto estado del país en aprobar el cambio de identidad de nombre y género. Anteriormente lo hicieron Ciudad de México, Colima, Michoacán y Querétaro.

Aunque fue un triunfo para la causa que defiende, Ruíz Malacara señaló que no descansará hasta que las garantías para la comunidad LGBT+ sean aprobadas a nivel federal.

“Es muy importante para nosotros, como asociación civil, que se pueda hacer eso a nivel federal, porque buscamos que la sociedad en general lo entienda”, sostuvo.

La (peligrosa) realidad de la comunidad trans

En 2017 Transgender Europe (TGEU) dio a conocer una actualización de los resultados del Observatorio de Personas Trans Asesinadas (TMM, por sus siglas en inglés) para visibilizar los riesgos que la comunidad trans sufre debido a su condición identitaria. Con ello se ratificó que la mayoría de los 2 mil 609 homicidios cometidos de agosto del 2016 a septiembre del 2017 ha ocurrido en Brasil (171), México (56) y Estados Unidos (25).

Ana Karen Sánchez, investigadora de Antropología Social en la Universidad Autónoma del Estado de México aseguró en una entrevista para El Sol de Toluca, que la esperanza de vida de las personas transexuales solo llega a los 35 años.

“Esto lo podemos atribuir a complicaciones médicas, ya que hay muchos doctores que no atienden mujeres trans, y a suicidios, pero la gran mayoría son homicidios”, asegura, “luego nos revictimizan en la prensa. Los asesinatos no son noticias por la muerte, sino porque la víctima era travesti. Como queriendo resaltar que un hombre que se vistió así ya merece ser asesinado. Para mí sería muy cruel que después de haberme matado me quitaran mi nombre de mujer. ¿Qué les cuesta poner en los textos que asesinaron a una mujer trans? Aquí la clave es el término mujer”.

Así, México ocupa el vergonzoso segundo lugar a nivel mundial en crímenes de odio por homofobia, lesbofobia y transfobia.

La escalada de violencia en contra de las personas trans y la completa impunidad han provocado incluso la manifestación de la Organización de Naciones Unidas (ONU), pues tan solo en agosto de este año se registró el asesinados de 10 personas transexuales en México. “Es imperante que las autoridades lleven a cabo una investigación de todos los casos y castiguen a los responsables para comenzar a poner fin a la impunidad que alienta y fomenta estos crímenes”.