La noche del 27 de agosto, Mi marido tiene más familia mostró en uno de los canales más populares de la televisión abierta mexicana la salida del clóset de un personaje adolescente que admitió su homosexualidad ante parte de su familia.

Temo (Joaquín Bondoni) le confesó a su hermana Lupita que no solo es gay, sino que está enamorado de su amigo Aristóteles (Emilio Osorio). La reacción en redes sociales fue positiva: la base de fans de esta potencial pareja quedó conmovida y expresó su alegría con los hashtags #ConfesiónAristemo y #Aristemo.

Detrás de toda telenovela hay un equipo de escritores decidiendo los siguientes pasos de cada personaje y leyendo los comentarios en redes de una base de fans intensa y comprometida. En mexico.com platicamos con tres miembros del equipo de Mi marido tiene más familia acerca de la salida del clóset de Temo y del desarrollo de una pareja gay adolescente en televisión abierta.

Joaquín Bondoni interpreta a Temo, quien sale del clóset ante su hermana.
Joaquín Bondoni interpreta a Temo, quien sale del clóset ante su hermana.

Aunque su personaje ya existía en el universo narrativo de Juan Osorio —apareció por primera vez en Una familia con suerte (2011)—, Temo no había sido el centro de una trama como esta. “Tenía que ser un chavo con muchas dudas, temores, para quienes no era fácil aceptar sus preferencias y para quien aunque se llevara bien con su papá (Arath de la Torre), sería difícil confesarle la verdad”, explica sobre la construcción del personaje Mariana Mijares, coguionista de Mi marido tiene más familia.

Esta vulnerabilidad se buscó desde la elección de actor, como cuenta Mijares, quien ve en Temo un reflejo de sus propios amigos o conocidos parte de la comunidad LGBT+. “Siento que en la mayoría de los casos tuvieron procesos similares: de duda, de incertidumbre y sobretodo de temor a la reacción de la sociedad”.

Sacar a Temo del clóset

Acerca del proceso de la salida del clóset de Temo —único personaje de la telenovela que ha aceptado su homosexualidad ante alguien más—, agregan Santiago Pineda y Pablo Ferrer, adaptadores del guion de Mi marido tiene más familia: “Otro punto importante que se tomó en consideración fue representar de una manera genuina y certera la aceptación de la sexualidad, al igual que los procesos que se tienen que vivir para poder alcanzar la libertad y la felicidad”.

Temo no es el primer personaje LGBT de una telenovela de Televisa ni su posible relación Aristóteles es la primera de su tipo en pantalla, no obstante, sí marca un hito en la forma en la que la televisora aborda historias como esta. “El proceso es complicado y no se había representado de esta manera en televisión abierta”, agregan Pineda y Ferrer. “Presentar este tema a través de dos adolescentes de 15 años requería una mayor atención, particularmente tomando en cuenta que nos encontramos en una telenovela familiar”.

Responsabilidad en pantalla

Mi marido tiene más familia es una telenovela que transmite su segunda temporada a través del canal de tv, Las Estrellas. El drama es producido por Juan Osorio y muestra las vicisitudes de una familia en la que chocan distintos estilos de vida, formas de pensar y brechas generacionales. En esta temporada, la familia Córcega enfrentará un tema que se había mantenido ajeno a su radar: la posibilidad de que uno de sus miembros tenga una preferencia sexual distinta de la que ellos consideran “normal”, es decir, heterosexual.

El productor Juan Osorio habló sobre la subtrama de la pareja gay adolescente desde el inicio de las grabaciones, asegurando que tratarían el tema con sensibilidad, misma que su equipo de escritores ha reflejado en la telenovela. “Sabíamos que debíamos tocarlo con una enorme responsabilidad; el interés era mostrar que las personas con preferencias sexuales diversas son seres humanos que van más allá de las etiquetas, compartiendo igual que todos la voluntad y deseo de amar”, cuentan Ferrer y Pineda.

“Vivimos en un tiempo en el que hay jóvenes y adultos que han asumido su identidad y sus preferencias, pero tristemente hay muchos otros que lo han hecho”, expresa Mariana Mijares. “En ese sentido ojalá que esta telenovela, estos personajes y esta historia puedan resultar inspiradoras para que alguien diga ‘Está bien ser quien soy’. Aun y si con ello debe enfrentar al mundo o a sus seres queridos”.

Parte de la misión es escribir a Temo y Aristóteles sin caer en clichés y estereotipos. “Era necesario romper el molde para mostrar lo que está pasando actualmente con las personas de la comunidad LGBT”; explican Pineda y Ferrer. “Aportando un granito de arena a la lucha constante por la representación y contra la discriminación y homofobia. En la medida en la que estas historias puedan ser percibidas con mayor naturalidad en la televisión abierta, se dan pequeños avances para la inclusión”.

Club de fans de #Aristemo

Parte de la visibilidad de este esfuerzo ha sido consecuencia del impulso de su base de seguidores, quienes hacen videos, collages y hasta sus propias historias con Aristóteles y Temo como protagonistas. “Desde que empecé a conocer y entender a estos personajes, sabía que teníamos una gran oportunidad para volverlos entrañables e inspiradores”, agrega Mariana Mijares. “Como escritor, cuando compruebas que frases, acciones o palabras de los personajes que escribes pueden impactar la vida de alguien, es muy satisfactorio; además de una enorme responsabilidad”.

Para Pablo Ferrer y Santiago Pineda ha sido conmovedor ver la respuesta de los espectadores. “No hay mayor honor que darse cuenta de que la pareja ha tenido una aceptación increíble, al grado de que los fans de Aristemo han decidido crear su propio universo con sus historias, con lo que les gustaría ver y sentir”, comentan. “Es algo muy emotivo y demuestra que el objetivo que teníamos con la historia se está cumpliendo. Además de que también confirma que las actuaciones de Emilio Osorio y Joaquín Bondoni están tocando las fibras de los corazones de las personas”.