A sus 19 años y con ocho meses de embarazo, Yuri abandonó la ciudad de Progreso, en Honduras, para recorrer más de cinco mil kilómetros con la caravana migrante y que su segundo hijo, Maikel Baruch, naciera en los Estados Unidos. Su historia la cuenta Éxodo, un documental producido en México y dirigido por Nuria Clavero y Aitor Palacios, dos cineastas españoles que se encontraban en este país como parte de un intercambio académico y decidieron seguir a la caravana en su difícil viaje.

“Empezamos a escuchar en las noticias que una caravana estaba entrando a México y que habían muchísimas personas cruzando hacia EUA y nos impactó mucho, porque era un tipo de migración que no conocíamos”, explica en entrevista Nuria Clavero. “Nos surgió la curiosidad de documentar el fenómeno”.

Santi, el hijo mayor de Yuri y Mike (Fotos: Cortesía Nuria Clavero y Aitor Palacios)
Santi, el hijo mayor de Yuri y Mike (Fotos: Cortesía Nuria Clavero y Aitor Palacios)

La caravana partió de San Pedro Sula, Honduras, el 13 de octubre de 2018, y se detuvo por una semana en la capital mexicana. Ahí, Aitor y Nuria se encontraron con ellos y conocieron a Yuri y a Mike. “Nos hicimos amigos, estuvimos cenando juntos y al día siguiente Nuria y yo estuvimos hablando de la posibilidad de seguir su camino y que fuera el hilo conductor de este documental”, cuenta Aitor Palacios.

El cruce de la caravana migrante por México despertó el interés de los medios alrededor del mundo en la situación de violencia, pobreza e inseguridad que se vive desde hace mucho tiempo en Centroamérica. “Había hostilidad y desconfianza hacia la televisión porque en ese punto ya habían corrido muchas noticias sesgadas que destacaban solo lo malo que dejaba atrás la caravana”, recuerda Aitor. Pero el acercamiento suyo y de Nuria los ayudó a generar una confianza distinta con sus compañeros de camino. “Siempre nos trataron muy bien, la gente se acercaba porque nos veían todo el tiempo en la caravana y quería contarnos su historia”.

(Fotos: Cortesía Nuria Clavero y Aitor Palacios)
(Fotos: Cortesía Nuria Clavero y Aitor Palacios)

Antes de partir rumbo a Tijuana, Nuria y Aitor se aseguraron de crecer el equipo de Éxodo con integrantes que les ayudaran a crear un documental de calidad. Este crew rodó durante 40 días siguiendo cada paso de la caravana migrante hasta llegar a la frontera norte. Después fueron por una semana a Honduras, a conocer a la familia que Mike dejó atrás y actualmente reúnen fondos para culminar su rodaje en Nueva York, ciudad donde Yuri, Mike y sus dos hijos esperan el juicio que determinará si se les concede asilo en ese país.

“Yuri llegó a Tijuana y logró cruzar el muro unas 12 horas antes de dar a luz”, recuerda Nuria. “Su bebé fue el primero de la caravana migrante en nacer en Estados Unidos”. Lo más importante para esta directora y para su compañero Aitor es que la historia de esta familia resuene en todos los rincones posibles.

“Queremos que la gente entienda de qué están huyendo estas personas”, explica Clavero, quien enfatiza el ángulo humano de la caravana, más allá de cualquier consecuencia política. “No son oportunistas, no es que se aprovechen de un momento clave. Llevan toda la vida aguantando situaciones de violencia y pobreza extrema, amenazas de muerte”.

El cineasta también señala la hipocresía de las grandes potencias ante situaciones de migración como las de la caravana, ya que de una u otra forma son responsables de la misma. “Nadie migra por gusto”, agrega Aitor Palacios. “Están dejando toda una vida atrás y lo hacen porque ahí no tienen futuro y están en búsqueda de un lugar que les permita darle una vida próspera a sus hijos”, concluye.