Cada que tiras un chicle a la calle no solo pones en riesgo las suelas de los zapatos de los demás —vaya que es molesto pisarlos— sino también puede ser un problema de salud y contaminas mucho. ¿Tienes idea de cuánto esfuerzo y dinero le cuesta a las autoridades que las calles estén libres de chicle?

En la Ciudad de México, un equipo especializado de limpia es el encargado de realizar la complicada tarea de quitar los chicles pegados en monumentos y las principales calles; es trabajo que se hace a mano o con unos equipos electrónicos que, con vapor, ayudan a retirarlos.

Este problema no es exclusivo de la capital mexicana, sino también de ciudades como Amsterdam, en donde un grupo de emprendedores se unieron a las autoridades para crear el Gumshoe, unos tenis cuya suela está fabricada con chicles retirados de las banquetas que pasan por un proceso especial para convertirse en plástico reciclado.

Solamente en los Países Bajos, cada año 1.5 millones de kilos de chicle masticado se deja en la calle, convirtiéndose en un problema de basura que llega a ser más delicado que el de las colillas de cigarro (pues una sola goma de mascar tarda de 20 a 25 años en biodegradarse).

Es por ello que comenzaron la campaña I Amsterdam, que convierte algo aparentemente inservible, en algo útil. la marca de zapatos holandesa Explicit y Gumshoe se unieron para crear estos zapatos muy especiales.

Son especiales, primero, porque la suela imita la forma del mapa de la ciudad. Segundo, porque los creadores de este sistema de reciclaje son Gum-Tec, quienes además de contar con la maquinaria para retirar la goma de mascar de las banquetas, también ha instalado contenedores para que la gente tome conciencia y tire directamente ahí sus chicles.

Los Gumshoes están disponibles en color rosa, negro y blanco en Explicit, los puedes comprar en línea. ¿Te gustaría tener unos?