La Iniciativa de Inclusión de USC Annenberg publicó un estudio que muestra la desigualdad de género, raza y discapacidad en más de mil películas hollywoodenses.

En esta última década, Hollywood ha visto crecer la lucha de distintos grupos sociales por la inclusión en el cine más visto del mundo. Este estudio de la Universidad del Sur de California demuestra que a pesar de la percepción popular, poco ha cambiado en una década en pantalla.

La muestra representativa

Para desarrollar este estudio, la Iniciativa de Inclusión analizó a cada personaje con diálogo dentro de 1,100 películas estrenadas entre 2007 y 2017: las cien más populares de cada año. Es decir, casi 49 mil personajes fueron desglosados para estudiar la presencia en el cine más visto de distintos géneros, capacidades corporales, razas y otras variables contextuales.

El estudio también se ocupó de los roles detrás de cámaras en estas más de mil películas. Analizaron la presencia de directores, compositores, escritores y productores para señalar razas, géneros, discapacidades y otras variables.

Los resultados

Las conclusiones de este equipo de investigación no son alentadoras. No solo no ha habido cambios significativos respecto a la representación en pantalla de género, raza o personas con discapacidad, sino que los números para distintos grupos vulnerables son mínimos.

La muestra del 2017 incluyó a 4,454 personajes con diálogos, de los cuales se encontró que 70.7% eran blancos, 12.1% eran negros, 6.2% eran hispanos, 4.8% eran asiáticos, 3.9% eran de raza mixta, 1.7% eran de ascendencia de Medio Oriente y menos del 1% eran nativos americanos.

La comunidad LGBT+ tampoco se ha visto especialmente representada en las películas más populares del cine de Hollywood. Aunque cintas como Moonlight (2016) o Call Me By Your Name (2017) dan la impresión de más representación, en 2017 el 99% de los personajes con diálogos en cine de Hollywood fueron heterosexuales y cisgénero, mientras que en 81 de 100 películas no hubo personajes de la comunidad LGBT+ en absoluto.

El cine de Hollywood tampoco ha sido justo con personas con discapacidad: apenas 2.5% de los personajes con diálogos durante 2017 tenían una discapacidad ya fuera mental (26.8%), de comunicación (30.4%) o física (61.6%). El 73% del total de personajes con discapacidad eran blancos.

En cuanto al tema de género, apenas el 31.8% de los personajes hablantes en estas películas son mujeres. Es decir, hay 1 mujer hablando en pantalla por cada 2.3 hombres. Además, tan solo el 33% de las películas estudiadas en 2017 tienen como protagonista a una mujer. Esto contrasta con datos demográficos de la población estadounidense, compuesta en un 50.8% por mujeres.

Detrás de cámaras

Figuras como Patty Jenkins, Ava Duvernay o Greta Gerwig dan mayor visibilidad a las directoras en Hollywood. No obstante, es más una ilusión óptica que una realidad contundente. El estudio de Annenberg señala que en 1,100 películas con 1,223 directores, 91.7% son blancos, 5.2% fueron de raza negra y 3.1% fueron asiáticos. De los 1,223 directores, solo 4.3% son mujeres. En cuanto al tema de composición musical, de 1,218 compositores, apenas el 1.3% son mujeres.

¿Posibles soluciones?

De acuerdo con la Iniciativa de Inclusión de USC Annenberg, hay formas de cambiar este panorama de exclusión. Si se quiere lograr equidad de género, por ejemplo, lo que podría hacerse es agregar cinco mujeres al año a cada guión (en términos de personajes que hablen). De esta manera, para 2020 habría paridad.

Para lograr equidad de género en Hollywood: Agreguen de cinco en cinco
Para lograr equidad de género en Hollywood: Agreguen de cinco en cinco

Esta iniciativa propone también algunas líneas de acción, como cuotas de inclusión por película, activismo desde los inversionistas de los estudios, crear listas inclusivas para considerar profesionales de cada ramo, entre otras.

El estudio completo en inglés puede descargarse de la página de la Iniciativa de Inclusión de Annenberg.