El sábado 10 de diciembre de 2016, Araceli Mondragón Sánchez celebraba una reunión familiar en su casa, en la delegación Tlalpan. Ahí estaba su hija, Mayra Abigail Guerrero, quien fue asesinada esa misma noche. Tenía 21 años y estudiaba la carrera de derecho.

La foto que hoy lleva Araceli en su libreta de notas muestra a una chica de ojos grandes, oscuros, cabello lacio y negro.

Hacia el principio de la noche, llegaron tres amigos de Abigail a su casa. Eran vecinos de la zona: Iván, Juan y Gustavo. El primero se presentó como su novio. Más tarde, la madre se fue a su recámara a descansar. Para cuando se levantó, Abi, como se refiere a ella, ya no estaba. Iván y Gustavo le dijeron que había salido con Juan.

Vio que se habían cambiado de ropa. Eso le hizo ya sospechar.

Araceli llamó a su hermana y a su hija mayor para que le ayudaran. La segunda sabía donde trabajaba Juan y allí fueron. Lo encontraron discutiendo con su patrón sobre unas llaves que había perdido. Tenía la cara llena de arañazos, la ropa con sangre y barro. Cuando Araceli se acercó a reclamarle que le dijera dónde estaba su hija, llegaron los padres del chico y se lo llevaron en su coche.

Como Iván era el novio, decidieron ir a su casa a preguntarle. También él se unió a la búsqueda. Cada vez más angustiada, Araceli fue a buscar ahora a Gustavo, quien estaba en una cancha. Pero en ese momento le llamó su hermana y le dijo que no los dejara ir porque habían encontrado el cuerpo de Abi en un terreno baldío muy cerca de la casa.

Ella estaba boca arriba, vestida parcialmente, con múltiples lesiones y heridas en todo el cuerpo, incluyendo la cara.

La policía llegó y detuvo a Iván y Gustavo. Bajo el cuerpo de Abigail encontraron las llaves por las que discutía Juan con su patrón. Cuenta que a los dos detenidos los dejaron libres a las pocas horas, incluso antes de que Araceli recibiera el cadáver de su hija.

Pese a las fallas en la investigación del caso, como perder tres condones de la escena del crimen, existe una orden de aprehensión contra los tres sospechosos. Sin embargo, al día de hoy, ninguno está en manos de la justicia.

0:00 / 0:00

***

Entre 2009 y 2016, 637 mujeres fueron asesinadas en la capital mexicana, según datos del estudio 5013 Homicidios en CDMX, elaborado por la organización México Evalúa.

Ante la violencia feminicida, un grupo de organizaciones civiles presentó, en septiembre de 2017, una solicitud de Declaratoria de Alerta de Violencia de Género para la ciudad.

El plazo para que el Gobierno de la ciudad se pronuncie ha ido postergándose y el próximo vence este 2 octubre, sin embargo, las autoridades pedirán nuevamente una prórroga, de acuerdo con Teresa Incháustegui, directora del Instituto de las Mujeres.

Según datos de la Procuraduría capitalina, de los 221 asesinatos de mujeres cometidos entre 2015 y 2016, solo 102 casos han sido clasificados como feminicidios.

Las cifras sobre los asesinos reflejan que 62% de ellos está prófugo, 24% fue aprehendido, 6% ha sido vinculado a proceso y apenas el 1% ha recibido sentencia.