Unos 19.6 millones de niños y adolescentes viven en condición de pobreza en México y carecen de alimentación, vivienda, servicios de salud y seguridad social, además de sufrir rezago educativo, refiere el último reporte del Sistema Nacional de Protección Integral de Niñas, Niños y Adolescentes (SIPINNA).

"Los indicadores de pobreza nos demuestran que existe una tendencia descendente. En el caso de los niños, niñas y adolescentes en condición de pobreza ha disminuido, pero se mantiene por encima de la proporción de personas adultas”, explica Alejandro López, director del sistema de información del SIPINNA.

En México hay 39.2 millones de niños, por tanto, según las estadísticas, prácticamente la mitad de ellos vive en condición de pobreza.

El reporte agrega que más de un millón de niños salieron de la pobreza extrema entre 2014 y 2016; sin embargo, el funcionario federal detalló que la mayoría de ellos solo pasó a pobreza moderada, es decir, que aún tienen carencias básicas.

"Tenemos avances en condición de pobreza extrema, de 2012 a 2016 hemos bajado tres puntos porcentuales, pero los menores pasaron a pobreza moderada y es ahí donde nos atoramos. De hecho la pobreza moderada aumentó, precisamente por esta nueva población que salió de pobreza extrema”, aseguró el funcionario federal.

Datos del SIPINNA refieren que los menores de edad que hablan una lengua indígena son los más afectados por la pobreza, sobre todo en pobreza extrema.

El informe de de Evaluación de la Política de Desarrollo Social 2018 del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) refiere que uno de los “motores” para ofrecer mayores oportunidades a los menores de edad en condición de la pobreza es la educación de calidad.

“Sin educación, aquellos menores con mayores desventajas están más expuestos a tener empleos mal remunerados y sin seguridad cuando sean adultos, lo cual no permitirá romper los ciclos de desigualdad. Además, se debe poner atención a la calidad y espacios educativos que se ofrecen, con mayor énfasis en los niños y adolescentes en condiciones de mayor vulnerabilidad”, dice el informe del Coneval.

La Encuesta Nacional de Hogares (2015) reportó que el porcentaje de personas que no asisten a la escuela por motivos económicos se incrementa al aumentar la edad pasando de 4.8% en los niños en edad preescolar a casi 26% en los jóvenes de 15 a 17 años.