Diputados del Congreso de la Ciudad de México harán modificaciones al dictamen de la Ley de Cultura Cívica recién aprobado, debido a que “criminaliza y reprime el trabajo sexual” en la capital, lo cual fue un “error”, de acuerdo con legisladores de Morena.

En una revisión a los artículos de la nueva ley se detectó que se aprobó una fracción que va contra los derechos de las y los trabajadores sexuales.

La fracción VII de la Ley de Cultura Cívica establece que la “prostitución” es una conducta que viola la “tranquilidad de las personas”.

Diputados interpusieron un amparo al considerar el artículo como “inconstitucional e inconvencional” y por ser “violatoria de los derechos humanos, laborales” y de las garantías constitucionales vigentes en el país.

El diputado Temístocles Villanueva Ramos reconoció este miércoles en conferencia de prensa que se cometió un error y una omisión en el dictamen aprobado, el cual regresó la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, para su revisión y para que se realicen las correcciones correspondientes.

Los legisladores consideraron, además, que la nueva redacción de la ley propone que las alcaldías podrán interponer una queja respecto de las personas “que inviten a la prostitución, la ejerzan o la soliciten”.

La Constitución, destacaron los legisladores, “no prohíbe la prostitución” y “atenta contra los derechos y garantías reconocidos en la Constitución Política de la Ciudad de México”.

En un comunicado, diputados locales señalaron que revisan las vías para “lograr el reconocimiento formal del trabajo sexual” junto con organizaciones de la sociedad civil, según lo establecido en el Artículo 10 de la Constitución capitalina.