México es uno de los países más peligrosos del mundo para ser periodista. Lo dicen y lo han documentado diversas organizaciones nacionales e internacionales, y al menos desde hace una década la cifra de asesinatos no ha parado de crecer.

“Matar a periodistas en México es un acto impune. Es como matar a nadie”, dicen las Reporteras en Guardia, un nuevo colectivo integrado por 138 mujeres de 24 estados y de la capital del país que han decidido unir sus esfuerzos para lanzar un proyecto que tiene como objetivo recordar a sus compañeros asesinados, y que sus nombres y rostros no queden en el olvido.

El Memorial de periodistas llamado Matar a Nadie es una web que poco a poco se irá alimentando hasta tener los perfiles de los 166 periodistas, comunicadores, fotoperiodistas y trabajadores de medios de comunicación víctimas de asesinato y desaparición del 2000 al 2018. “Con sus retratos queremos manifestar quiénes eran, y mostrar las condiciones en las que se hace periodismo en el país” explica el colectivo.

El número de casos de asesinatos se obtuvo del cruce de cuatro bases de datos de organismos no gubernamentales que documentan la violencia contra el gremio: la agencia feminista Comunicación e Información de la Mujer (CIMAC), Artículo 19, Reporteros sin Fronteras (RSF) y el Comité para la Protección a de los Periodistas (CPJ por sus siglas en inglés).

Nuestra intención es dar un rostro humano a las cifras. No se trata de hacer un santoral. Decidimos mostrar a las víctimas con sus claroscuros, sin juzgarles. Tampoco investigamos la causa de los crímenes, pero sí ponemos en evidencia su impunidad

Reporteras en Guardia

El sitio web ya tiene 20 perfiles publicados, los cuales son resultado del reporteo de las periodistas con fuentes directas, cerca o en el lugar de los hechos. En la página se encuentra también un mapa elaborado por María Salguero, autora del mapa de feminicidios en México, y se incluye un video que explica en voz de las reporteras de los estados su experiencia al realizar los retratos periodísticos y la importancia de este proyecto.

La mayoría de las integrantes de Reporteras en Guardia trabaja para medios de comunicación en los estados, reporteras que viven en municipios y ciudades flagelados por la violencia y la corrupción.

El proyecto también apuesta por una narrativa periodística crítica con el discurso oficial: “Por eso no vemos estos casos (de asesinatos) como el resultado de la ‘guerra contra el narcotráfico’, y evitamos en todo momento usar expresiones del 'narcolenguaje’".