La Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) invalidó las disposiciones del Código Civil del estado de Nuevo León que impiden el matrimonio entre personas del mismo sexo.

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) indicó que de esta manera se pretende hacer efectiva la obligación de todas las autoridades de dicha entidad de la República de erradicar cualquier motivo de discriminación, particularmente la motivada por identidad de género y orientación sexual.

Además, reiteró que el matrimonio puede cambiar con el paso del tiempo y no debe tener necesariamente como finalidades la procreación y perpetuación de la especie, teniendo todas las personas la libertad de determinar su proyecto de vida en común.

Destacó que el máximo tribunal del país atendió los argumentos expuestos por este organismo nacional, en cuanto a que las disposiciones impugnadas vulneraban los derechos humanos a la igualdad, a la no discriminación y al libre desarrollo de la personalidad.

En febrero de 2018 se presentó una demanda de acción de inconstitucionalidad contra una reforma al Código Civil para Nuevo León, para garantizar los derechos y las libertades de las personas que deseen contraer matrimonio con otras de su mismo sexo en esa entidad federativa.

Así como para suprimir los prejuicios y estigmas que no resultan propicios para lograr la igualdad de condiciones para ese grupo social frente a las demás personas.

Con esta decisión, Nuevo León se suma a los 13 estados en los que el matrimonio igualitario es legal a nivel estatal: Ciudad de México, Quintana Roo, Coahuila, Chihuahua, Nayarit, Michoacán, Morelos, Chiapas, Puebla