Un empleado muy sonriente y vestido de rojo te da la bienvenida a MedMen: los hombres medicina. Solo hay que demostrar ser mayor de 21 años para entrar a esta tienda en West Hollywood, Los Ángeles, y decidir cómo vas a querer tu marihuana.

Puedes comprar los churros ya forjados o la hierba por gramos, ya sea Sativa, Indica o alguna híbrida. O tal vez prefieras una resina, o un vaporizador. Para los que disfrutan los efectos de larga duración, hay gomitas, chocolates, chicles y galletas. Y si solo quieres relajarte o reducir algún dolor sin tener el efecto psicoactivo, la opción es el CBD, que puedes encontrar en forma de gotas, té y hasta esferas para disolver en la tina.

Quienes no lo tengan muy claro pueden consultar la información en alguno de los iPads colocados sobre las mesas. Ahí también se encuentran varios frascos cerrados que permiten oler y ver con lupa los diferentes tipos de plantas. Si aún quedan dudas, varios empleados se pasean por la tienda para despejarlas, tal como en una tienda Mac. Una vez que te decides es necesario pagar en efectivo, a menos que tengas una tarjeta de débito estadounidense.

Tus compras, al final, no se te entregarán en una discreta bolsa de papel estraza, sino en una vistosa bolsa roja que lleva el nombre y el logo de MedMen: la compañía de cannabis más grande de Estados Unidos (y del mundo). Actualmente tiene 15 tiendas en tres estados, incluyendo una en la Quinta Avenida de Nueva York (de marihuana medicinal). En mayo pasado, la empresa fue valuada en mil 650 millones de dólares (más de 33 mil millones de pesos).

Los anuncios espectaculares de esta y otras marcas competidoras están por todo Los Ángeles, desde que el 1 de enero de 2018 se abrió el mercado del consumo recreativo de marihuana en California. Ese mismo día se lanzó la primera gran campaña de MedMen: Forget Stoner, diseñada para comenzar a eliminar los estigmas que consideran a los usuarios de la planta como hippies o pachecos.

Una abuela, un atleta de alto rendimiento y una mujer policía fueron algunos de los perfiles presentados. “Los entusiastas de la marihuana hoy en día son todos y están en todas partes. Es hora de eliminar la etiqueta. Olvida [el término] pacheco”, dice la campaña que ha tenido eco en distintas ciudades estadounidenses y en internet.

California es la quinta economía más grande del planeta (por encima de Gran Bretaña), y por tanto el mercado de marihuana recreativa más grande que existe. También fue el primer estado de su país que permitió el uso, posesión y cultivo de cannabis con fines terapéuticos. Eso sucedió hace más de 20 años, en 1996.

Actualmente, en América del Norte, son nueve los estados de la Unión Americana —más Washington DC y todo Canadá— los que han legalizado por completo la planta. Otros 21 permiten su uso con fines medicinales.

Los socios fundadores de MedMen incursionaron en el negocio en 2010. Hasta ese momento, Adam Bierman y Andrew Modlin tenían una agencia de marketing, diseño y construcción. Bierman narra en una entrevista con Green Entrepreneur que un día recibieron la llamada de una cliente potencial a quien conocieron poco después. Era una mujer de pelo azul, dueña de un pequeño y decadente dispensario de marihuana en Los Ángeles que se estaba haciendo millonaria.

“Yo ni siquiera sabía que la marihuana era un negocio”, confiesa el ahora CEO de MedMen. “Ella me dijo que tenía ganancias de 300 mil dólares al mes (hoy 6 millones de pesos) y yo intenté corregirla varias veces. Le expliqué que necesitaba conocer sus ingresos mensuales, no los anuales, para elaborar un plan de marketing. Ella dijo: ‘No, no es mi ingreso anual, gano 300 mil dólares al mes y quiero ganar 600 mil’. Me fui de allí estupefacto”, cuenta Bierman.

Los empresarios, de entonces 28 y 22 años, comenzaron a hablar con abogados para entender los aspectos legales del negocio. Lo que descubrieron, explica Bierman, es que realmente no existían expertos, así que ellos decidieron convertirse en tales: “Nunca esperamos que el nivel de sofisticación de las personas en la industria fuera tan pobre”.

El CEO de MedMen, Adam Bierman
El CEO de MedMen, Adam Bierman

Bierman y su socio decidieron aventurarse en la industria de la cannabis asumiendo que habría algunos riesgos en el camino, pero determinados a entender a fondo lo que estaba pasando y a detectar las oportunidades. Abrieron su primer dispensario en 2010, al que llamaron Tree Houses.

Ocho años después, en mayo de 2018, una pequeña parte de su capital entró a cotizar en una bolsa de valores alternativa de Canadá: la Canadian Securities Exchange, que valuó la empresa en mil 650 millones de dólares. Bierman explica, sin complejos, que decidieron abrirse a este mercado porque su meta es convertirse en una compañía de entre 25 y 50 mil millones de dólares.

Mientras tanto, en México, todavía es ilegal producir y vender marihuana. Aunque la Suprema Corte de Justicia ha declarado inconstitucional la prohibición absoluta del consumo recreativo de cannabis —y eso abre la puerta hacia una posible regulación—, los fallos recientes se limitan al cultivo y al consumo de la planta, no a la comercialización. Todo indica que habrá que esperar todavía algún tiempo para tener una tienda mexicana como MedMen.

View this post on Instagram

Let's settle this: joints or blunts?

A post shared by MedMen (@shopmedmen) on