El 13 de noviembre nos despertamos con la noticia de que Yalitza Aparicio y Marina de Tavira, actrices protagonistas de la película Roma, de Alfonso Cuarón, estuvieron en un shooting exclusivo para Vanity Fair Estados Unidos. Algo que ninguna otra revista mexicana ha hecho.

No es un secreto que las revistas de espectáculos, moda y estilo de vida en México suelen retratar más top models o actrices con estándares de belleza que no engloban al grueso de la población (y ha sucedido lo mismo en la industria editorial de todo el mundo). Pero ahora causó extrañeza que la actriz mixteca Yalitza Aparicio haya posado para Vanity Fair, vestida de Prada, Gucci, Louis Vuitton, calzada de Pierre Hardy y maquillada con Chanel.

En las redes sociales, muchos medios de comunicación aplaudieron la noticia, no solo por tratarse de dos mexicanas que destacan con su trabajo histriónico en la nueva cinta de Cuarón, sino porque entre ellas hay un rostro netamente indígena que —por fin— protagoniza una sesión profesional de fotos en una revista que con 35 años de trayectoria es ya de las más icónicas en el mundo (¿algo osado para cualquier publicación mexicana?).

OjO AQUÍ: A ver, voten 🗣 ¿cuál es el look más espectacular de Yalitza?

Hasta ahí todo más o menos bien. El punto con esta noticia fue que en las publicaciones de los medios mexicanos en redes sociales hubo muchos comentarios de felicitaciones, de orgullo nacional, algunos que la halagaron por lo hermosa que se ve, pero también otros ofensivos hacia Yalitza Aparicio (poco o nada se menciona a Marina de Tavira). Entre ellos el típico —y racista/clasista— refrán “Aunque la mona se vista de seda...”.





Sobre este tipo de comentarios enfocados en señalar el origen étnico de una persona, la nacionalidad y la apariencia física (que a últimas fechas ha desatado el paso de la caravana migrante), la periodista y académica Gabriela Warkentin escribió en su columna de El País: “La Caravana Migrante que atraviesa México desde Centroamérica para llegar a Estados Unidos, no nos hizo xenófobos ni racistas. Solo nos expuso. [...] Las ‘benditas’ redes sociales no nos hicieron agresivos ni patanes. Solo nos evidenciaron”. Un comentario que refleja lo que sucede con algunos compatriotas al ver en una publicación como Vanity Fair y vestida con marcas de lujo a una indígena mexicana.

¿En qué debemos fijarnos?

Más allá del color de piel, de su origen mixteco, Yalitza Aparicio ha sido reconocida por debutar en cine y hacerlo en grande, con uno de los mejores directores del mundo, en una cinta que irónicamente da un mensaje del clasismo y racismo en la sociedad mexicana.

Yalitza Aparicio recibió un reconocimiento en los Hollywood Film Awards, se llevó el premio como Nueva actriz de Hollywood. También ha sido nominada como Actriz Revelación en los Premios Gotham por dar vida al personaje de Cleo, en Roma; fue incluida entre las 10 mejores actuaciones de cine en 2018 por la revista Time.

Sin ánimo de dar spoilers, podemos decir que su trabajo en Roma es conmovedor, entrañable, empático y les hará mover muchas emociones dentro. Dar vida a Cleo es olvidarse de todo por 135 minutos: de la ropa, de la raza, de las redes sociales, para sumergirse en una historia tan fuerte, hermosa y real como es la vida.