La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha recomendado a la ONU que retire la marihuana de la Lista IV de su Convención de Estupefacientes de 1961, la que engloba las sustancias más peligrosas y sin valor medicinal.

Además indicó que se le agregue a la Lista I, con un control menor y que se reconozca sus propiedades terapéuticas.

Esta medida supondrá, si la aprueba Naciones Unidas, que se acaben los argumentos de la mayoría de los gobiernos que exponen habitualmente para no regular la marihuana con fines medicinales.

La ONU tenía previsto abordar el tema en su próxima reunión al respecto en marzo, pero el retraso de la OMS en emitir su recomendación, esperada para finales de 2018, podría implicar que Naciones Unidas lo posponga a su vez hasta 2020.

“Supone un gran avance para el cannabis en política internacional y una victoria de la evidencia sobre las falacias políticas que se han dicho estos años sobre el hecho de que el cannabis no tenía usos médicos”, dice Bernardo Soriano, portavoz de la plataforma Regulación Responsable, partidaria de la legalización integral del cannabis.

Se han comprobado los beneficios de la marihuana
Se han comprobado los beneficios de la marihuana

Cambio de postura

En una carta del director general de la OMS, Tedros Adhanom, al secretario general de la ONU, António Guterres, adelantada por el HuffPost, la Organización Mundial de la Salud explica que su Comité de Expertos en Drogodependencias ha analizado la hierba -otras sustancias derivadas de ella y sus propiedades- y propone retirar la planta y sus derivados de sustancias peligrosas.

Respecto al cannabidiol (CBD) de la marihuana, que no tiene propiedades psicoactivas, la OMS propone incluir una nota al pie que diga que los “preparados que contengan predominantemente CBD y no más del 0.2% de THC (sí tiene efectos psicoactivos) no estén bajo control internacional”.

Con este cambio de postura, el primero de la OMS respecto a una sustancia considerada droga, replantea las dudas respecto a las propiedades terapéuticas del cannabis.

Plantas de marihuana
Plantas de marihuana

OMS abre el debate

Cuando la ONU incorpore esta recomendación los Estados tendrán el aval para seguir el camino que han marcado decenas de países que se habían saltado la Convención hace tiempo, como Alemania, Israel, muchos estados de Estados Unidos o Canadá con el uso medicinal y, más recientemente, Uruguay con la regulación integral.

El doctor José Martínez Orgado, jefe de Neonatología del Hospital Clínico San Carlos e investigador con cannabis, explicaba: “Cuando tomas una planta, sacas la yerba y la inhalas, ¿qué estás inhalando? ¿Cuánto THC, cuántos terpenos, cuánto CBD? No se puede saber exactamente qué se está tomando.”

La regulación, si llega, también les ayudará a ellos a obtener productos más fiables y eliminar la burocracia.

La recomendación de la OMS no afectará a la regulación de la marihuana recreativa. De hecho, la Convención de la ONU establece en su artículo VII que para los productos en la Lista I, a la que pasará la marihuana, se prohibirá “todo uso, excepto el que con fines científicos y médicos muy limitados hagan personas debidamente autorizadas en establecimientos médicos o científicos que estén bajo fiscalización directa de sus gobiernos”.