Amigos de María Trinidad Matus o Sirena, —como solían llamarla algunos— darán un concierto en su memoria el próximo 25 de agosto en la Biblioteca Central José Vasconcelos las 5pm. Los organizadores ya abrieron un evento en Facebook, donde es posible registrarse.

“Con gran dolor seguimos con la programación acordada con Sirena Sirena, AKA Marmaid, donde en su honor presentaremos los tres videos de su primer disco como solista. En el escenario podrán escuchar a Ingrid Löwenberg (soul con folk o jazz con pop) junto con 23 Grados (banda mexico-islandesa). Querida Mar, te dedicamos nuestra música y amor”, explican los organizadores del evento.

Una carrera rota

Sirena, Mar, María Trinidad Matus, de 25 años, fue asesinada el 5 de agosto en la playa de Santa Teresa, en Costa Rica, mientras caminaba con otra turista inglesa y dos hombres, señalados como presuntos agresores.

En México, era la voz de Marcha Dúo, que integraba con Carlos Baeza en la guitarra y además tenía su banda Marmaid —amaba las sirenas.

Carlos cuenta que cuando conoció a Mar en el escenario hubo un click inmediatamente. Desde entonces han pasado cinco años en los que formaron un dúo de jazz que suele tocar en bares o presentaciones.

Estaba por publicar su primer disco y en un par de semanas tenían programado un concierto junto con Ingrid Lowenberg y la Banda 23 grados.

María Trinidad Matus estudió música, se especializó en jazz y canto. Amaba viajar, el mar, la naturaleza, los tatuajes y ser feliz.

También era vegetariana y bailaba tan bien que podía hacer sonrojar a quien estuviera con ella en ese momento, cuenta Carlos.

“Mi querida Mar… me quitaran de quererte pero de olvidarte nunca”

Carlos Baeza, músico

La mejor forma de recordarla en con su música

Mar era una mujer vinculada con la música, la fotografía, el activismo, el feminismo, los derechos de la comunidad LGBT+ y como tal, muchas de sus amistades se dedicaban a la música, las letras y las artes.

Ante la terrible noticia de su muerte, han expresado su duelo de la mejor forma posible. Carla hizo esta ilustración en su memoria.


Su amiga Joana escribió un poema en medio del profundo dolor de su partida:


Háblame, háblame ahora de tus ojos afilándose como el puñal de la noche,

de las memorias de futuros imposibles,

marchitos como tus cabellos sobando la arena,

mezclándose con el sabor de la fruta verde


Háblame, háblame de la verdad de tu ocaso

de tu resistirte a la muerte

mientras flotas jugando a Ofelia sobre las aguas

Mira, mira tu ternura deshacerse

castígalos con el golpe de la ola

Te estamos extrañando desde siempre.

Mar merece ser recordada por su música

El temor más grande de algunas amigas de Mar es que su muerte sea vista como una cifra más, que quede impune, que la gente siga pensando que se lo buscó porque viajaba sola.

Mar estaba por publicar su primer disco con su grupo Marmaid y antes de su viaje a Costa Rica había planeado una serie de fechas para hacer sus presentaciones, entre ellas la de la Biblioteca Vasconcelos.