Más allá de ser la deportista mejor pagada de 2018, Serena Williams está jugando un papel que parece enorgullecerla más que ganar cualquier torneo: el de ser madre. Desde el embarazo, la tenista no se cansa de presumirle al mundo su maternidad ahora con Olympia, su hija, en brazos.

En pleno embarazo, Williams apareció mostrando su cuerpo desnudo en la edición de agosto de 2017 de la revista Vanity Fair y presentó a su hija en la portada de Vogue en febrero de 2018.

Como le suele ocurrir a la mayoría de las mujeres, el cuerpo de Serena resintió los cambios generados por el embarazo. Solo que, en su caso —como en el de miles de atletas que pasan por este proceso natural—, este es la herramienta con la que trabaja, de ahí que le tomó cerca de un año para recuperarse y regresar a las canchas.

El pasado 29 de mayo, la tenista reanudó actividades en Roland Garros, el torneo de tenis más importante de Francia, para el que decidió vestir un traje negro completo ceñido al cuerpo para cubrir sus piernas. Más allá de la moda, esta decisión tuvo que ver con una cuestión médica: tuvo complicaciones cardiovasculares durante el embarazo.

Mientras algunos celebraron el atuendo que fue calificado como de súperheroina salida de Black Panther, otros —como la directiva de Roland Garros— no estuvieron de acuerdo por lo que el pasado 25 de agosto, Bernard Giudicelli, presidente de la Federación Francesa de Tenis, prohibió el uso de este tipo de trajes en Roland Garros.

La declaración de Giudicelli apuntó a que era necesario regular los uniformes de los jugadores porque, dijo, “creo que a veces hemos ido demasiado lejos”, por lo que “ya no será aceptado (un traje como el de Serena). Uno debe respetar el juego y el lugar”.

“Misoginia” y “racismo”, las reacciones ante la prohibición

El hecho de prohibir el uso de este traje en dicho torneo ha generado comentarios en los que se califica la decisión como “racista” y “misógina”.

Una de las figuras que reaccionaron ante esta noticia fue la feminista Mona Eltahawy, escritora y colaboradora de publicaciones como The New York Times y The Washington Post. Ella se manifestó haciendo énfasis en el sentido de las palabras “nosotros" y uno en las declaraciones de Giudicelli: “quién es ‘nosotros' y ‘uno'. ¿Cuál es el papel del ‘respeto’ en el control de ‘ellos’?”.

La leyenda del tenis, Billie Jean King, también se manifestó haciendo un llamado de que “la vigilancia de los cuerpos femeninos debe terminar", haciendo hincapié en que la verdadera falta de respeto es “criticar lo que ella usa para trabajar”.

Actualmente, King forma parte de una campaña de Adidas que enaltece el trabajo de las mujeres en el deporte.

Kristen Clarke, directora del Comité Nacional de Abogados para los Derechos Civiles en Estados Unidos, fue clara al calificar esta acción como “racista y sexista”, agregando que “las arbitrarias políticas de código de vestimenta se han utilizado desproporcionadamente para dirigirse a las mujeres negras en las escuelas, en el trabajo y ahora en la cancha de tenis".

La industria de la moda celebró la reacción de Nike, quien viste a Serena en las canchas, pero fueron pocos los medios o editores que realmente levantaron la voz a título personal.

Nina García, editora de la edición de Estados Unidos de la revista Elle, solamente expresó que espera que “consideren su decisión”, acompañando una imagen de Anne White, quien vistió un traje completo en color blanco en el torneo de Wimbledon en 1985, muy similar al de Serena en 2018.

En 1985, el traje blanco de Anne White también causó controversia por resaltar la forma de su cuerpo. En aquel momento El País lo calificó como “una vestimenta más propia de una bailarina moderna que de una tenista” haciendo énfasis en que el atuendo era “tan blanco como quiere la organización”.

El encuentro se suspendió por mala iluminación y, al día siguiente, White regresó con el habitual atuendo de las tenistas.

El traje que la Federación Francesa prefiere es el que las jugadoras vestían en 1968, hace 50 años.

¿Y qué dice Serena Williams al respecto?

Horas después de que la noticia sobre el veto al traje negro se diera conocer, Nike hizo una declaración muy sencilla a través de sus redes sociales con este mensaje acompañado de una fotografía de la tenista: “Puedes quitarle el disfraz al súperheroe, pero no puedes quitarle sus súperpoderes”.

Serena Williams está arrancando su participación en el Abierto de Estados Unidos, por lo que se había reservado su opinión hasta hoy cuando, en conferencia de prensa, aseguró que ella y Giudicelli hablaron y que tienen "una gran relación”.

“Hablamos ayer y todo está bien, chicos [...] Cuando se trata de moda, no quieres ser un delincuente reincidente", afirmó refiriéndose al traje sin hacer más comentarios al respecto.

Mientras Williams compite en el Abierto de Estados Unidos, Nike aprovecha que el tema es tendencia para continuar con su campaña de apoyo con una serie de murales en los celebra la grandeza de la tenista.

A través de redes sociales, los usuarios han compartido imágenes de una serie de murales que Nike instaló en las paredes de algunos barrios para celebrar a la tenista.
A través de redes sociales, los usuarios han compartido imágenes de una serie de murales que Nike instaló en las paredes de algunos barrios para celebrar a la tenista.
Este mural se puede ver en el concurrido barrio de Manhattan, en Nueva York.
Este mural se puede ver en el concurrido barrio de Manhattan, en Nueva York.