Serena Williams es por mucho la atleta más impresionante de la actualidad y este mes de julio aparece sin retoques en la portada de Harper’s Bazaar. Vestida con una capa dorada y tacones del mismo color, le da la espalda a la cámara y le regala una mirada retadora y fuerte. La foto es al natural: no se hicieron retoques digitales al cuerpo de Serena ni a su piel, ni se borraron imperfecciones. Esta portada muestra a la atleta como es, en un esfuerzo body positive de parte de una de las revistas de estilo más famosas del mundo.

El texto que acompaña a la portada sin retoques de Serena Williams en Harper’s Bazaar es un ensayo personal escrito por la atleta acerca de su necesidad de alzar la voz por sí misma y por otras causas, además de explorar su vida como atleta y como madre primeriza.

Serena Williams sin retoques en Harper’s Bazaar

La portada de Harper’s Bazaar con Serena Williams sin retoques es obra del fotógrafo polaco Alexi Lubomirski. Mejor conocido por hacer las fotografías oficiales del compromiso y boda entre el príncipe Harry y Meghan Markle, Lubomirski retrató para esta revista a la mujer fuerte, a la atleta increíble, a la madre primeriza y a la activista que levanta la voz cada vez que cree que puede hacer una diferencia.

De acuerdo con Harper’s Bazaar, las fotos de Serena Williams no tienen retoques digitales que borren las imperfecciones, aclaren el tono de su piel o que adelgacen su silueta. Williams ha sido víctima de hostigamiento a lo largo de su carrera por el color de su piel y por tener un cuerpo atlético musculoso y fuerte que es diferente al de otras famosas tenistas (como Anna Kournikova, María Sharapova), que son muy delgadas y blancas, e incluso al de su hermana, la tenista Venus Williams, que es muy alta y delgada.

Serena Williams escribe sobre su proceso emocional en Harper's Bazaar (Foto: Alexi Lubomirski)
Serena Williams escribe sobre su proceso emocional en Harper's Bazaar (Foto: Alexi Lubomirski)

Los comentarios de body shaming que ha recibido Serena Williams van de lo machista a lo racista, pero ella ya está por encima de ello y ha establecido en muchas entrevistas que se siente cómoda con su cuerpo. Para Williams, sus brazos fuertes y sus piernas musculosas son sus herramientas de trabajo y le importa más mantenerse saludable y fuerte que cumplir con normas convencionales estéticas que cada día quedan más en el pasado.

El feminismo de Serena Williams sin retoques

La tenista ganadora de 39 títulos de Grand Slam escribió sobre su propio viaje emocional después de perder el US Open de 2018 contra Naomi Osaka. Ese día, un juez de silla amonestó amonestó a Williams por supuestamente hacer trampa. Esta situación desconcentró a la atleta y la hizo estallar contra el juez, a quien llamó “ladrón”. Al final, Naomi Osaka triunfó y su momento de gloria fue empañado por el tratamiento de los medios a la nota: era la gran derrota de Serena y no la gran victoria de Naomi.

De acuerdo con su propio ensayo en Harper’s Bazaar, Serena Williams se sintió muy afectada por esta situación. Incluso necesitó terapia psicológica para retomar su vida diaria. Se dijo a sí misma: “Has pasado por tanto, has soportado tanto, el tiempo me permitirá sanar. Pronto esto será solo otra memoria que me haya hecho la mujer, atleta y madre fuerte que soy”.

La tenista Serena Williams se presenta al natural para Harper's Bazaar (Foto: Alexi Lubomirski)
La tenista Serena Williams se presenta al natural para Harper's Bazaar (Foto: Alexi Lubomirski)

Williams se disculpó personalmente con su rival, pues le preocupaba haber sido responsable del sabor amargo que pudo quedarle a Osaka de su primera victoria de Grand Slam. “¿Qué pude haber hecho mejor? ¿Estuvo mal que alzara la voz? ¿Por qué cuando las mujeres se apasionan, las etiquetan como emocionales, locas, irracionales, pero cuando los hombres lo hacen son vistos como apasionados y fuertes?”, se pregunta Williams en el texto.

Finalmente, Serena Williams también se presenta a sí misma sin retoques en Harper’s Bazaar, hablando sobre lo que le parece más importante: usar su voz y darle un ejemplo a seguir a su hija, Olympia. “Mi hija es la razón por la que uso mi voz, la razón por la que volví a tomar una raqueta”, escribe. “El amor le da una nueva perspectiva a las personas. No se trata de renunciar cuando alguien te presenta un reto, sino de levantarte cuando estás en el piso”.