Starbucks anunció este lunes que los popotes plásticos desaparecerán de sus 28 mil sucursales a nivel global para el año 2020. Según estimaciones de la compañía, la medida eliminará anualmente más de mil millones de popotes, objetos con una vida útil aproximada de 20 minutos y que tardan más de 100 años en desintegrarse.

Para reemplazar los popotes, la empresa ha diseñado una tapa que permite beber directamente de ella, y que servirá como contenedor de todas las bebidas frías de café y té. De acuerdo con el comunicado de Starbucks, la tapa ya ha sido introducida a manera de prueba en más de ocho mil tiendas en Estados Unidos y Canadá, y también en otros mercados como China, Japón, Singapur, Tailandia y Vietnam.

Para los que no conciben tomar su frappuccino sin popote, también habrá una opción. La compañía ha informado que contará con popotes hechos con materiales alternativos, tales como papel y plástico biodegradable, y que estarán disponibles solo para los clientes que los soliciten.

Esta medida ya se lleva a cabo en las tiendas de Starbucks México, donde los popotes plásticos dejaron de estar a disposición del público y solo se utilizan para ciertas bebidas y/o a petición de los clientes. Otra posibilidad que ya existe en las sucursales mexicanas es comprar un popote hecho de galleta por 15 pesos.

El presidente y director ejecutivo de la empresa, Kevin Johnson, afirmó que la decisión "representa un gran hito" para lograr la aspiración global de Starbucks de "ofrecer un café sustentable, servido a nuestros clientes de manera más sustentable".

Los clientes de Seattle y Vancouver serán los primeros en tener las tapas sin popotes de manera oficial, y será a partir del próximo otoño. La distribución continuará en 2019 por Estados Unidos y Canadá y después tocará el turno a las tiendas europeas. La fecha de introducción de la tapa en México todavía no está definida, pero el compromiso es que sea antes de 2020.