Las escuelas de México deben castigar cualquier clase de violencia o discriminación contra mujeres y niñas. En palabras de Belén Sanz, representante de ONU Mujeres en México, los colegios requieren “medidas y políticas de tolerancia cero” hacia este tipo de conductas, especialmente en el nivel medio superior.

“(La preparatoria) es justamente un ámbito muy importante porque allí es donde se reproducen todos estos estereotipos y sin embargo donde también se pueden transformar", señaló Sanz en entrevista para mexico.com.

Para revertir la situación de acoso sexual hacia las estudiantes, la especialista propone implementar políticas al interior de las escuelas para que cualquier forma de violencia o de discriminación hacia ellas sea castigada, además de programas de prevención para evitar que vuelvan a ocurrir ese tipo de casos. La idea es generar un ambiente escolar en donde sea “absolutamente intolerable la violencia”.

Hoy publicamos un reportaje especial que revela el problema de acoso sexual que enfrentan alumnas de preparatoria por profesores y autoridades escolares en planteles públicos y privados de la Ciudad de México, aunque este problema es generalizado a todo el país. De acuerdo con cifras del INEGI, una quinta parte de las mexicanas que estudiaban este nivel educativo en 2016 fueron víctimas de violencia, particularmente de tipo sexual.

Pese a su magnitud, las escuelas carecen de estadísticas sobre el problema ya sea porque las instituciones ignoran las quejas y denuncias de las estudiantes o porque ellas no se atreven a denunciar por miedo a ser juzgadas o a represalias por parte de las autoridades educativas.

Al respecto, Belén Sanz opina que es importante contar con “estadísticas y datos cualitativos que nos indiquen cuál es la proporción de esta violencia” y exhorta a las jóvenes no quedarse calladas ante esta clase de atropellos.

“Que hablen si son víctimas de cualquier forma de discriminación y violencia en contra de ellas o cualquier trato que sea inequitativo con respecto a sus compañeros hombres, que se informen de cuáles son los protocolos y los servicios a los que pueden acudir en caso de ser víctima de cualquier forma de violencia y que generen solidaridad con el resto de compañeras que pueden haber sufrido algún tipo de acoso o discriminación", explica la representante del organismo de las Naciones Unidad dedicado a promover la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres.

"Hemos podido ver que cuando las mujeres se organizan y generan redes en torno a la prevención de la violencia y la atención, este tipo de situaciones realmente pueden erradicarse”

Belén Sanz, representante de ONU Mujeres en México

Violencia contra mujeres, problema olvidado en el mundo

Este lunes ONU Mujeres y el INEGI presentaron el Centro Global de Excelencia en Estadísticas de Género (CEEG) que tiene como objetivo apoyar a los sistemas estadísticos de los países en el mundo para mejorar la generación, el análisis y el uso de estadísticas con perspectiva de género.

De acuerdo con Sanz, 41% de los países produce regularmente información estadística sobre violencia contra las mujeres y apenas 13% destina un presupuesto para la recolección de estadísticas con perspectiva de género. Incluso, de los 232 indicadores globales considerados en la Agenda 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) —una hoja de ruta para erradicar la pobreza, proteger al planeta y asegurar la prosperidad para todos sin comprometer los recursos para las futuras generaciones— solo 54 tienen un enfoque de género.

La idea del CEEG es servir como una plataforma para potenciar metodologías innovadoras que permitan medir cuál es la situación de las mujeres y las niñas en la sociedad y permitan una mejor aproximación a temas de importancia como el feminicidio, el trabajo no remunerado y las brechas de género.

El Centro nace en México con una contribución inicial del INEGI de un millón de dólares para su instalación y posteriormente se buscará financiamiento de otros países que se sumen a la iniciativa, fundaciones privadas y otras agencias de la ONU.

"Este Centro tiene una visión global, si bien nace desde México. Hay que señalar que no nace en México casualmente (sino) porque tiene una trayectoria muy larga en estadísticas de género producto del trabajo del INEGI y también del Instituto Nacional de las Mujeres… pero el objetivo es llevar esa experiencia a otras partes del mundo y al mismo tiempo traer otras experiencias del mundo”, señaló Belén Sanz.

A la inauguración del CEEG también asistieron Julio Alfonso Santaella Castell, presidente de la Junta de Gobierno del INEGI, María Noel, directora de a División de Programas de ONU Mujeres/NY, el embajador Miguel Ruiz Cabañas, subsecretario para Asuntos Multilaterales y Derechos Humanos y Paulina Terrazas, por parte de la Jefatura de la Oficina de la Presidencia.