Lencha, tortilla, lechuga, marimacha, machorra, son algunas de las palabras que utilizan aún hoy para referirse a las mujeres que se sienten atraídas por otras mujeres, que disfrutan besar y tener relaciones sexuales entre ellas, a las lesbianas, pues, o mujeres gays, como muchas más prefieren ser llamadas.

Estoy en una reunión feminista rodeada de mujeres, muchas de ellas son gays, en un espacio de confianza como el que compartimos, comienzan a surgir las bromas entre este espectro de la comunidad LGBT+. En algún punto de la conversación, saltan todos esos comentarios prejuiciosos sobre las relaciones mujer-mujer.

En este momento resulta muy divertido escuchar las experiencias inverosímiles que han tenido que soportar, no obstante, cada una merece ser acompañada de unos rolling eyes 🙄 por lo absurdo que parece que casi en la tercera década del siglo XXI, las mentes obtusas sigan sin aceptar que en gustos literalmente se rompen géneros, que ser heterosexual no es una norma.

Para que rían o lloren un poquito, aquí algunos puntos clave de esa conversación sobre los prejuicios hacia las lesbianas, gays, mujeres homo.

“Si es lesbiana, llámala lesbiana”

Que alguien denomine a una mujer como “lesbiana” para referirse a su totalidad como ser humano sí puede resultar ofensivo. Es como si fuéramos etiquetando a los heterosexuales que caminan de la mano por la calle, ¿no se te haría raro que te preguntaran cada vez si eres hetero?

“¿Y cuál de las dos es el hombre?”

Claro, porque ellas solo desean imitar una relación heterosexual y una, a fuerza, debe ser el hombre y otra la mujer.

“Seguro es lesbiana porque no le han dado una buena cogida”

¿Eeeeh? Tal vez no han conocido a sus parejas... y su forma de coger, tal vez la envidiarían.

“Bueno, pero entonces las lesbianas no cogen..."

Que los penes no estén invitados a sus encuentros sexuales no quiere decir que las lesbianas no conozcan las relaciones sexuales, es más, suelen tener sexo muy, pero muy placentero, principalmente porque saben lo que les gusta a las mujeres, porque SON MUJERES.

“Ahhh, pero seguro usan dildos cuando tienen sexo”

Puede ser un complemento divertido, pero no es indispensable; señoras y señores, basta de pensar que todo gira en torno al falocentrismo... aunque sea de plástico.

“¿Odias a las hombres?”

Sí, porque seguro tampoco tienen amigos, padres o hermanos y es así como se forma a una mujer en el lesbianismo. No.

“¿Es lesbiana? ¡Pero qué desperdicio!”

Mmm, no, hay mujeres que sí han aprovechado muy bien esta realidad; de desperdicio, nada.

“Tengo una amiga lesbiana, te la voy a presentar”

¿Y quién les dijo que las mujeres gays son como perros de raza queriendo preservarla? Ser gay no quiere decir ser una especie en peligro de extinción, así que no es necesario que se la pasen queriendo emparentar a las lesbianas que se encuentren en el mundo, ellas pueden perfectamente hacerlo sin ayuda.

“¿Eres lesbiana? Entonces te gusta Chavela Vargas, Ellen DeGeneres o has visto Orange is the new black”

Las lesbianas no solo comprenden su universo con gays famosas. Que una mujer sea lesbiana no quiere decir que sepa TODO sobre las homosexuales famosas.

“Me voy a volver lesbiana porque ya no aguanto a los hombres”

Esta la aplican algunas mujeres que piensan que las relaciones lésbicas son perfectas porque no incumben a un hombre o porque “las mujeres, entre mujeres se entienden mejor”. Error, la complejidad de las relaciones no depende del género ni de la atracción sexual o el amor romántico, depende básicamente del ser humano.

***

Las risas por tantos prejuicios aún existentes nos han dejado un poco adolorido el estómago y dejamos la conversación porque va a comenzar un acto de stand up feminista. Ya nos hemos puesto de acuerdo para ir al pride este sábado 29 de junio en el Ángel de la Independencia.

En esta marcha del orgullo por la diversidad sexual se vale divertirse, mostrar el cuerpo, fluir, vestirse coloridas y coloridos, besarse, demostrar simplemente que el amor es amor. Se vale vivir y dejar vivir.

* ‘De mi ronca vulva’ es un espacio de opinión de las mujeres periodistas de mexico.com