La llegada de Andrés Manuel López Obrador a la presidencia después de tres elecciones despertó muchas expectativas en México. Después de haber quitado al PRI de la silla presidencial y de una alternancia poco exitosa de dos sexenios panistas, AMLO se convirtió en la apuesta de la mayorías de los mexicanos. No por nada, ha sido el presidente más votado en la etapa democrática del país, con un 53% de los votos emitidos.

Pero cuando comenzó a anunciar sus primeras acciones, hubo algunas que tomaron por sorpresa incluso a sus seguidores. Aquí te presentamos ocho posturas del presidente de la Cuarta Transformación que han generado incomodidades en sus primeros 100 días de gobierno y, un poco antes, en la etapa de transición:

1. Consultas ciudadanas sin métodos confiables

En el periodo de transición, anunció que la continuidad del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México en Texcoco se iba a definir con una consulta pública. Lo que sorprendió es que fuera una consulta en cabeceras municipales que, en su mayoría, habían favorecido a AMLO en las pasadas elecciones y sin un método riguroso para evitar sesgos.

El propio presidente electo “tiró línea”, como se dice coloquialmente, pues siempre dijo que él estaba en contra del proyecto de Texcoco por considerar que implicaba un alto costo al erario. El gobierno de transición impulsó los debates, foros e invitó a compartir estudios técnicos que fueron difundidos en una plataforma web. El resultado de la consulta ciudadana que organizó su red de simpatizantes dio como resultado la cancelación del Aeropuerto, con un costo al erario, hasta ahora calculado en 100 mil millones de pesos.

2. Enfrentamiento con otros poderes y órganos autónomos

Una de las promesas de AMLO fue reducir su sueldo e impulsar una reforma para que ningún funcionario público gane más que el presidente. Los primeros días de diciembre, mostró su recibo de cobro y la devolución a la Tesorería para quedar con ingresos fijos de 108 mil pesos, centavos más, centavos menos.

El conflicto vino cuando llamó a los integrantes de órganos autónomos y a los ministros de la Corte y magistrados del Poder Judicial a reducirse el sueldo. El tema es que el Presidente encabeza al Ejecutivo federal y no puede incidir en las decisiones del Poder Judicial, —en teoría— tampoco del legislativo ni de los órganos constitucionales autónomos, como el Instituto Nacional Electoral, el Banco de México, la Comisión Nacional de Derechos Humanos y ocho más, quienes definen su propio presupuesto.

AMLO dijo que los ministros eran los funcionarios mejor pagados del mundo, lo cual está cerca de la realidad, sólo les ganan los de Suiza, Reino Unido y Dinamarca.

OjO AQUÍ: ¡Viva México! Nuestros ministros ganan más que sus colegas europeos

Vino entonces una lluvia de controversias constitucionales por parte de los órganos autónomos, magistrados y jueces en contra de la reforma a la Ley de Remuneraciones que la Suprema Corte de Justicia de la Nación, parte afectada, deberá resolver.

Mientras tanto, el Poder Judicial, el INE y otras instituciones hicieron un ajuste a su gasto en atención al llamado a la austeridad republicana para poder financiar los programas sociales de combate a la pobreza que impulsa el gobierno de AMLO.

3. Militarizar los cuerpos de seguridad

Un día del periodo de transición, López Obrador dejó atrás el lema de “abrazos no balazos” y anunció que el ejército continuará apoyando en las labores de seguridad pública como una estrategia para pacificar al país.

La decisión la anunció después de reunirse con quien aún estaba al frente de la Secretaría de la Defensa Nacional, Salvador Cienfuegos, y más tarde dio a conocer los planes de crear un cuerpo de seguridad denominado Guardia Nacional, entrenado y bajo el mando del ejército, conformado por la policía militar, la policía naval y la policía federal.

A lo largo del sexenio, las aspiración es tener 150 mil elementos para “hablarse al tú por tú con el crimen organizado” en palabras de Alfonso Durazo.

Para analistas y defensores de derechos humanos, la decisión es similar a la estrategia empleada por los dos gobiernos anteriores y que ha tenido un impacto en violaciones graves de derechos humanos y actos de desaparición forzada. Pero la reforma constitucional se logró en el Congreso con el aval de todos los partidos y avanza en las legislaturas estatales.

4. Estancias Infantiles

El programa de Estancias Infantiles que el presidente prometió mantener se encuentra ahora en riesgo por el recorte del 50% de sus recursos y el cambio en las reglas de operación. El gobierno federal ya no entregará los recursos a las responsables de las estancias infantiles por cada niño que reciban, sino que directamente a las madres trabajadoras, y padres o tutores solos.

OjO AQUÍ: Estos son los requisitos para obtener el apoyo a madres trabajadoras

El presidente justificó la medida al señalar que en las estancias infantiles, administradas por organizaciones civiles, se han registrado actos de corrupción y se ha hecho un uso partidista de los recursos, específicamente acusó que tienen vínculos con el PAN. El presidente no ha dado evidencia de sus señalamientos y la Comisión Nacional de Derechos Humanos ya solicitó medidas cautelares al Subsecretario de Gobernación y Derechos Humanos, Alejandro Encinas, para que no se estigmatice a las personas responsables de las 9 mil 565 estancias infantiles en todo el país y se garantice el bienestar y cuidado de los menores beneficiarios de este programa.

5. Quitar recursos a organizaciones de la sociedad civil y a los refugios de mujeres

A raíz de lo ocurrido en las estancias infantiles, el presidente dio la instrucción de no dar un solo peso de los recursos del gobierno federal a organizaciones de la sociedad civil porque, dijo, el dinero se desviaba más en nóminas y camionetas que en los recursos o ayudas que recibía finalmente la gente. De modo que ahora, sería el Estado quien iba a entregar los apoyos.

El tema es que esto afectó a muchos programas cuya operación depende de asociaciones civiles, entre ellas, los refugios de mujeres víctimas de violencia, quienes reciben en apoyo psicológico, jurídico y un lugar confiable para mantenerse a salvo de sus agresores.

AMLO no ha cambiado de opinión, dijo que no se van a destinar recursos del gobierno para acciones de la “llamada” sociedad civil porque se destinaban a actos como competencias de golf o para favorecer a actividades partidistas. mexico.com publicó que muchos políticos priistas se beneficiaron de las donaciones del gobierno federal a asociaciones civiles, incluyendo a empresarios millonarios como Ricardo Salinas Pliego, lo cierto es que también afectó a otras organizaciones que impulsan programas a donde no alcanza a llegar al Estado.

6. Despidos masivos en varias dependencias

La austeridad republicana para poder solventar los programas sociales que impulsa el gobierno federal, el ajuste al presupuesto fue una de las medidas más radicales del gobierno, donde muchas dependencias tuvieron reducciones del 30% de sus recursos.

La decisión afectó a gran parte de la burocracia, despidos masivos de personal del Servicio de Administración Tributaria, recortes de personal contratado por honorarios en la mayoría de las dependencias y reducción en prestaciones y otros beneficios rompieron, para muchos, el encanto de la Cuarta Transformación. El SAT explicó que se buscaba evitar la duplicidad de funciones.

7. Pago de cuotas en plazas en el gobierno

Cuando venció el plazo para presentar la declaración pública de bienes e intereses del gobierno federal, se dio a conocer en medios, nombramientos que parecían pago de cuotas partidistas en lugar de haber sido elegidos por méritos y conocimientos.

Como subdirector y coordinador de Comunicación e Información Estratégica del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), había sido nombrado David Alexir Ledesma Feregrino, un joven de 29 años que era estudiante de Ciencias de la Comunicación en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM y había sido empleado de la exsenadora y hoy diputada federal Dolores Padierna.

Después se dio a conocer que como subdirectora de Bioseguridad del Conacyt habían nombrado a una licenciada en diseño de Modas.

De acuerdo con el Conacyt, Edith Arrieta Meza había sido invitada a colaborar al Consejo por su “amplia experiencia en trabajo organizativo y de enlace en comunidades rurales”.

8. Hablar del aborto no es prioridad

El presidente tiene un gabinete con paridad de género, la primera titular de la Secretaría de Gobernación mujer de su historia y nunca había habido tantas mujeres en el Congreso, pero esto no es sinónimo de que las cosas vayan a mejorar en materia de paridad y derechos para las mujeres.

En materia de derechos de salud reproductiva, el presidente Andrés Manuel López Obrador, ha dicho que someterá a consulta los derechos de las mujeres, como el de decidir sobre su maternidad y el número de hijos que desea tener. En pleno Día Internacional de la Mujer, AMLO rechazó hablar sobre su postura ante el aborto porque “hay otras prioridades” como el combate a la corrupción.

El 49% de las mujeres que votaron en julio pasado, lo hicieron por AMLO, según una encuesta de Parametría. Por Ricardo Anaya votó el 23% de las mujeres, y por Meade, el 19%.