Miradas lascivas, comentarios obscenos, tocamientos, persecución y violaciones, son algunas de las violencias a las que se enfrentan las mujeres en la calle y dentro del transporte público de Ciudad México. Esta situación ha afectado sus patrones de movilidad, y finalmente repercute en sus actividades, gastos, tiempos de espera y formas de transportarse.

El principal motivo de desplazamiento de las mujeres en CDMX es por viajes por asuntos de cuidado (19.3%), ya sea para la atención de sus hijos, adultos mayores o de personas con discapacidad.

El 15.8% de los viajes de las mujeres son por trabajo; el 11% es por ir a estudiar; y 3.2% es para convivir con amigos o familiares.

Esta información surge del diagnóstico que hizo la Secretaría de Movilidad de CDMX, y que utilizó para lanzar la Estrategia de Género y Movilidad 2019, con la cual se pretenden implementar medidas específicas para que las mujeres puedan desplazarse sin violencia.

Por ejemplo, mientras que un hombre destina el 28.9% de viajes a su trabajo, una mujer —que en muchas ocasiones está al cuidado de la familia—, tiene que hacer “viajes encadenados”: ir al trabajo, luego por sus hijos, de compras, hacer un trámite o estudiar.

Las mujeres en Ciudad de México se desplazan principalmente entre las 7 de la mañana y las 3 de la tarde, con mayor afluencia entre las 10 de la mañana y la 1 de la tarde , justo el horario donde los hombres casi no realizan viajes.

Al tener viajes escalonados y muchas veces ir acompañadas de niños o adultos mayores, las mujeres usan el transporte público no masivo, principalmente microbús (34.9%), también realizan caminatas (32.4%); le sigue el automóvil (18%), Metro (7%), taxi (6.2%), bicicleta (0.6%), entre otros.

Los hombres en cambio destinan más viajes a su trabajo (28.9%), casi no hacen viajes con motivo de cuidado (3.5%), utilizan transporte no masivo (37.8%) y caminan menos (19.4%).

Violencia en el transporte

Independientemente del tipo de transporte público que utilizan, la mayoría de mujeres ha sufrido violencia sexual. El diagnóstico de la Seduvi cita una encuesta de OnuMujeres donde se encontró que de las 3 mil 214 mujeres entrevistadas, el 88.5% había sufrido algún tipo de violencia sexual.

¿Dónde ocurren principalmente los actos de violencia sexual? De acuerdo a la encuesta: en el Metro (16.1%), en la calle (15.5%), en microbús (11.4%) y en los paraderos (8.1%).

Los principales agresores son: hombres desconocidos (89.2%), operadores de transporte (4.7%) y en menor medida policías (3.3%).

Las agresiones que más se presentan en estos lugares son: miradas morbosas, 71.4%; ‘piropos’ 70%; se le recargaron en el cuerpo con intención sexual 51.1%; palabras ofensivas 49.2%; le hicieron sentir miedo 39.9%; tocaron o manosearon 35.2%; le dieron una nalgada 23%; le susurraron cosas al oído 19.9; le hicieron propuestas sexuales no deseadas 14.4%; entre otras.

Nadjeli Babinet Rojas, directora de Coordinación Estratégica de Semovi, explicó que los datos de este diagnóstico servirán para implementar medidas públicas para la movilidad con perspectiva de género.

Los objetivos centrales de este plan contemplan atender las necesidades de viaje de las mujeres, brindarles seguridad y promover la inclusión de la mujer en el sector transporte.

Para cumplir con ello, las primeras acciones son: crear un protocolo de actuación, un sistema homologado de información y capacitación para prevenir y atender las violencias sexuales hacia las mujeres en todo el Sistema Integrado de Transporte.

Además se realizarán intervenciones en la infraestructura y políticas públicas con perspectiva de género, para prevenir situaciones de violencia y mejorar la atención de necesidades de viajes de cuidado.

Andrés Lajous, secretario de Movilidad de CDMX agregó que se trabajará de la mano con organizaciones no gubernamentales, académicos, investigadores y con los concesionarios y operadores de transporte público.