Desde el 3 de diciembre, Andrés Manuel López Obrador ha dedicado más de 60 horas a contestar preguntas de medios en sus conferencias matutinas. En estos 3 mil 615 minutos, el presidente de México, acompañado en ocasiones por miembros de su gabinete, ha contestado 56% de las preguntas, evadido el 32%, ignorado el 8.5% y bateado el 3.5%, según el análisis de mexico.com basado en un muestreo de 10 de las 61 mañaneras.

En total, contando la exposición inicial, AMLO ha dedicado 80 horas y 27 minutos a sus conferencias matutinas en Palacio Nacional.

OjO AQUÍ: Aborto, Gay, Feminicidios... las palabras que AMLO no dice

Entre los temas que ha presentado al inicio de estas ruedas de prensa, de los que se puede inferir que son las propuestas que quiere comunicar a la ciudadanía, encabezan la lista las 17 ocasiones en las que ha realizado actos simbólicos o políticos, como devolver parte de su sueldo, comentar su declaración de bienes o aclarar las de sus secretarios, dedicar el año 2019 a Emiliano Zapata o anunciar subastas con bienes del Estado Mayor.

Le siguen 14 ocasiones dedicadas al huachicol, incluyendo en las que ha hablado de la tragedia de Tlahuelilpan, Hidalgo, que costó la vida a más de un centenar de personas. A los temas sociales, como sus programas Jóvenes Construyendo un Futuro o Pensión de Adultos Mayores, y lenguas indígenas le dedicó 13 momentos. La economía, con temas como el presupuesto, la cancelación del Nuevo Aeropuerto de CDMX o el Tren Maya, tuvo 12 menciones al inicio de la conferencia.

Vienen después las siete menciones dentro del tema de seguridad, como la Guardia Nacional y, las seis de energía, incluyendo la termoeléctrica de Huexca (Morelos), el saqueo a la Comisión Federal de Electricidad y la última dedicada a Pemex, ya sin huachicol de por medio. La política exterior, con cuatro menciones; y las tres dedicadas al accidente de Martha Érika Alonso y Rafael Moreno Valle en Puebla, cierran la lista.

El método fue el siguiente. Para obtener los datos de tiempo, se sumó el total de las conferencias mañaneras de sus primeros tres meses de gobierno, viendo las transmisiones en YouTube. En cada uno de ellos, se descontaron las ocasiones en que empezaba la emisión pero el presidente aún no había salido. De cada una, se descontaba el tiempo dedicado a la exposición para saber los minutos dedicados a preguntas y respuestas.

Del total se restaron 34 minutos, ya que el 12 de diciembre, AMLO se ausentó en la parte de preguntas dejando a Esteban Moctezuma, secretario de Educación, y Julio Scherer, consejero jurídico de la presidencia.

En el caso del análisis de las 10 mañaneras escogidas al azar, se midió cuantos periodistas hablaron, cuantas preguntas hizo cada uno y si AMLO contestaba o no su requerimiento. En caso de que no contestase, se le asignaba una categoría: evasión o divagar, que es cuando el presidente se va por las ramas; omisión, que es cuando se olvida de contestar la pregunta y el periodista no insiste; o rechazo, que es cuando AMLO dice que no va contestar o que un secretario dará la información requerida en otra mañanera.