El presidente Andrés Manuel López Obrador inauguró este miércoles el Salón de la Fama del Beisbol Mexicano en Monterrey, Nuevo León, construido con el apoyo del empresario Alfredo Harp Helú.

Al inaugurar la obra de 350 millones de pesos en el Parque Fundidora de inversión se comprometió a fomentar este deporte con recursos federales.

El presidente señaló que en el presupuesto se aprobó una partida para fomentar la práctica de este deporte, para lo cual se crearán escuelas en diferentes puntos del país.

Expresó también que estará con el empresario Alfredo Harp Helú en la inauguración de la nueva casa de los Diablos Rojos y le pidió que pusiera de pie para que la gente lo ovacionara.

López Obrador, estuvo acompañado por Ana Gabriela Guevara, titular de la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (Conade) y de Alfredo Harp Helú, dueño de los Diablos Rojos del México,

En su discurso, recordó que el beisbol es su deporte favorito, que comenzó a jugarlo, sin zapatos y con pelotas “hechizas”, cuando estudiaba la secundaria, y que desde entonces “era un gran prospecto para grandes ligas”.