Napoleón Gómez Urrutia, senador y líder sindical minero, extorsionó con al menos 20 millones de dólares a las empresas con las que tenía contratos, aseguró su excolaborador Juan Luis Zúñiga en entrevista con Reforma.

De acuerdo con Zúñiga, él y otros colaboradores se encargaban de llevar el dinero al líder minero hasta Vancouver, Canadá, país en el que “el Napo” estuvo exiliado por 14 años, luego de que en 2006 fuera acusado de un desvío de 55 millones de pesos al sindicato que dirigía.

Las extorsiones, explicó el excolaborador del hoy senador, se realizaban a las empresas con la amenaza de irse a huelga si no entregaban la cantidad solicitada; además de que presionaban cerrando minas y haciendo bloqueos.

“Yo, por ejemplo, fui tres o cuatro veces, cada salida era con 9 mil 900 dólares, porque no se podía llevar más, nos íbamos cuatro o cinco, con hasta 50 mil dólares de acarreo de dinero para Napoleón”, aseguró Zúñiga.

Napoleón Gómez Urrutia regresó a México —tras 14 años de exilio en Canadá— este 2018 para tomar protesta como senador de la República con Morena.