La participación de las mujeres en el sector transporte es de 13.4% a nivel nacional. Es decir, existen pocas conductoras o funcionarias encargadas de la movilidad. En la Ciudad de México se quiere cambiar esta situación, y por eso se lanzó un plan de movilidad con perspectiva de género y donde se espera que haya un mayor número de mujeres gestionado y operando el transporte público.

¿Por qué razón? La paridad de género es una de las medidas con las cuales la Secretaría de Movilidad (Semovi) busca erradicar las violencias sexuales que sufren las mujeres dentro y fuera del transporte público.

OJO AQUÍ: De miradas a arrimones: el acoso a mujeres en el transporte de CDMX

La visión y sensibilidad de las mujeres en el sector es fundamental en este plan, declaró Nadjeli Babinet, coordinadora de Plan Estratégico de Movilidad y Género. “Son ellas las que pueden identificar más rápido las violencias que se sufren en el transporte”, dijo.

Por su parte, Andrés Lajous, secretario de Movilidad, agregó que este plan “reconoce las deficiencias y la falta de presencia de las mujeres en el sector”.

En Ciudad de México la presencia de operadoras de transporte es sumamente baja. Durante el 2018, únicamente el 0.8% (128 de las 16 mil 115) de las licencias tipo C, D, y E ( para transporte público, de carga y especializado), se otorgaron a mujeres.

Dentro de la propia Semovi, también había baja paridad de género, solo el 33% de los cargos de estructura estaban ocupados por mujeres, proporción que bajaba al 29.7% en cargos directivos.

En el Metro 28% de los operadores son mujeres; en el Tren Ligero hay un 20% de operadoras; en la Red de Transporte de Pasajeros (RTP) hay 6% de mujeres conduciendo los camiones; en Ecobici 3.6% de mujeres participa en el área de operaciones; y en siete líneas del Metrobús solo el 1% de las personas operadoras son mujeres y dos líneas carecen totalmente de mujeres operadoras, según un diagnóstico de Semovi.

El plan de movilidad con perspectiva de género plantea aumentar estos números, ¿pero cómo? En el caso de el Metro, la Semovi planea —en el corto plazo— capacitar a 40 taquilleras para que obtengan una certificación como conductoras de los trenes.

En otros transportes como en el Metrobús también se contratarán a más operadoras, aunque de manera paulatina.

OJO AQUÍ: Microbusero, date cuenta... ya hay un plan para tratar tu machismo

Para este 2019, la Semovi planea auditar el estado actual de la distribución de género dentro de la propia institución y en todos los órganos del Sistema Integrado de Transporte, donde se encuentra el Metro, Metrobús, RTP, Tren Ligero Ecobici, entre otros.

Una vez teniendo los resultados, aumentará el 5% la presencia de mujeres en Direcciones Generales que tengan menos de 30% de mujeres en su personal.

El diagnóstico de la Seduvi cita una encuesta de OnuMujeres donde se encontró que de las 3 mil 214 mujeres entrevistadas, el 88.5% había sufrido algún tipo de violencia sexual.

De acuerdo a la encuesta las agresiones se dan en el Metro (16.1%), en la calle (15.5%), en microbús (11.4%) y en los paraderos (8.1%).

Los hechos más reportados son: miradas morbosas, 71.4%; ‘piropos’ 70%; se le recargaron en el cuerpo con intención sexual 51.1%; palabras ofensivas 49.2%; le hicieron sentir miedo 39.9%; tocaron o manosearon 35.2%; le dieron una nalgada 23%; le susurraron cosas al oído 19.9; le hicieron propuestas sexuales no deseadas 14.4%; entre otras.