El fiscal General de la República, Alejandro Gertz Manero, afirmó que en no más 60 días se judicializará la investigación por la supuesta entrega de sobornos de la empresa Odebrecht en México.

El funcionario dio un balance de su trabajo de los primeros 100 días al frente de la Fiscalía General de la República (FGR), en el que dio un breve informe sobre varios temas de relevancia.

Gertz Manero afirmó que se tuvo que rehacer la investigación sobre la empresa brasileña y será abordada como delincuencia organizada.

“La Fiscalía ha tenido que reponer en buena parte todo este procedimiento con base a la información que hemos recopilado recientemente y en un plazo que no debe de pasar de 60 días se habrá de empezar a judicializar este asunto, bajo la premisa de una maquinación delictiva en la que pueda aplicarse la normatividad en materia de delincuencia organizada”, señaló en conferencia de prensa.

“Una maquinación delictiva es la que se puede aplicar delincuencia organizada”, señaló el funcionario.

El fiscal informó que hay nuevos elementos de prueba en el caso destapado en diciembre de 2016 y que involucra a una docena de países, en la mayoría ha habido detenidos, incluidos expresidentes.

Y afirmó que se respetarán los convenios hechos por la administración anterior que incluyen no indagar a los ejecutivo de Odebrecht.

Gertz Manero señaló que en el caso de la llamada Estafa Maestra también se tuvo que reestructurar a indagatoria y señaló que la hipótesis de la institución es que se cometió un posible “delito de Estado”, en concreto de delincuencia organizada.

El funcionario se negó a decir si el presidente Enrique Peña Nieto u otros altos funcionarios podrían ser llamados a declarar: “No voy a dar una información que no se pueda sostener”.