Andrés Manuel López Obrador, virtual ganador de la Presidencia, y la ministra del exterior de Canadá Chrystia Freeland, hablaron sobre comercio, migración y desarrollo, informó Marcelo Ebrard, propuesto como titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE).

Ebrard explicó que en el rubro comercial destacó las coincidencias en los objetivos de la renegociación del Tratado de Libre Comercio, mientras que en el ámbito de desarrollo, se planteó la posibilidad que Canadá puede participar en el desarrollo de proyectos como el tren para la zona maya o el desarrollo del Itsmo de Tehuantepec.

Conferencia de prensa de Marcelo Ebrard

Posted by Morena Sí on Wednesday, July 25, 2018

Desde las escalinatas de la casa de transición, ubicada en la Colonia Roma, Ebrard aseguró que la reunión entre la canciller canadiense y López Obrador fue exitosa, pues ambos países coinciden en diversas ideas y, dijo, el gobierno canadiense enarbola principios progresistas, como la defensa de los derechos humanos y laborales, así como el medio ambiente y respeto a las comunidades originarias.

Previamente, Freeland, líder negociadora de su país para el TLCAN, acudió a las oficinas centrales de la Cancillería de México en donde sostuvo una reunión con el secretario de Relaciones Exteriores, Luis Videgaray, y el secretario de Economía, Ildefonso Guajardo, a su vez jefe negociador del lado mexicano.

México y Canadá discutieron este miércoles la modernización del TLCAN y sostuvieron que ese tratado de libre comercio que completa Estados Unidos debe mantenerse como pacto trilateral.

“Hemos tenido una conversación bilateral entre México y Canadá, como mañana (jueves) habrá una conversación bilateral entre Estados Unidos y México, en un proceso que conserva su esencia, su naturaleza, que es trilateral”, dijo Videgaray, en una conferencia tras deliberar con su par canadiense.

El jueves se retomarán en Washington las negociaciones del TLCAN en las que también participarán futuros funcionarios del gobierno entrante como observadores.

El encuentro ocurre en momentos en que Canadá, México y Estados Unidos afrontan una prolongada negociación para renovar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), vigente desde 1994 y que ha sido clave para la integración económica regional.

El diálogo, que empezó en agosto de 2017, se ha empantanado principalmente por la postura inflexible de Washington en temas como la inclusión de una cláusula que obligue a revisar el pacto cada cinco años o el aumento de la participación estadounidense en la industria automotriz regional.

La renegociación incluye la exigencia del presidente Donald Trump que considera el pacto como el peor jamás firmado por su país y lo culpa de la pérdida de empleos entre los estadounidenses.