El domingo 26 de junio, Claudia Sheinbaum Pardo celebró su cumpleaños número 56 mientras cerraba su campaña en las delegaciones Azcapotzalco, Iztapalapa y Cuauhtémoc. Una semana después, la candidata de la coalición Juntos Haremos Historia (Morena-PT-PES) festejó que se había convertido en la primera mujer electa que gobernará la Ciudad de México.

La exdelegada de Tlalpan y académica lideró la votación de la capital del país. A las 11:00 de la mañana del 2 de julio, los resultados del PREP mostraban que Sheinbaum reunió el 46.82% de los votos. Le seguía la representante de la coalición Por México al Frente, Alejandra Barrales, con 31.11% y en tercer lugar Mikel Arriola, quien consiguió 12.95% para el PRI.

Sheinbaum es una de las personas más cercanas a Andrés Manuel López Obrador, con quien colaboró cuando el ahora presidente electo gobernó la capital mexicana (2000-2006). Ella fue secretaria de Medio Ambiente durante su mandato y desde ahí impulsó algunos de los proyectos más visibles —y controvertidos— de esa administración.

También mostró su apoyo total a López Obrador en 2006, cuando tras la derrota electoral se integró al llamado "Gobierno Legítimo". En 2008, junto con otras mujeres, coordinó el Movimiento en Defensa del Petróleo, conformado por brigadas de mujeres llamadas "Adelitas", que era afín a las líneas de AMLO.

Proyectos, avances y polémica

Como funcionaria de la capital mexicana, Sheinbaum contribuyó –por un lado– a desarrollar la movilidad alternativa con la planeación y puesta en marcha de la primera línea de Metrobús y de la primera ciclovía. Por el otro, favoreció la infraestructura para los automóviles al coordinar la construcción del segundo piso del periférico.

Sus contrincantes en esta campaña la atacaron por la supuesta opacidad de aquel megaproyecto, que tuvo un costo aproximado de 4 mil 600 millones de pesos. Sheinbaum aseguró una y otra vez que todos los documentos son públicos y que están disponibles en la página del Fideicomiso para el Mejoramiento de las Vías de Comunicación (FIMEVIC), el organismo del que ella fue Coordinadora Técnica.

La iniciativa Verificado 2018 explicó en su momento que aunque la información del segundo piso sí fue reservada por un periodo 10 años en 2004, los archivos se desclasificaron un año después, cuando AMLO todavía era jefe de gobierno.

Otro de los grandes escándalos de aquella administración involucró a Sheinbaum de manera indirecta. Su entonces marido, Carlos Imaz, quien también era delegado de Tlalpan, fue registrado en un video mientras se guardaba en los bolsillos varios fajos de billetes otorgados por el empresario argentino Carlos Ahumada.

El paso de Sheinbaum por la jefatura de la delegación de Tlalpan, entre 2015 y 2017, terminó con acusaciones de sus rivales políticos por las supuestas responsabilidades de su administración en la tragedia del Colegio Rebsamen, donde murieron 26 personas tras su derrumbe por el sismo del 19 de septiembre de 2017.

Las propuestas de la académica y política

En los tres debates de los aspirantes a gobernar la Ciudad de México, Sheinbaum mostró una actitud tranquila ante los ataques y explicó sus propuestas con la paciencia y las herramientas de una profesora. Su carrera profesional ha estado dividida entre la política en la Ciudad de México y la academia en la UNAM. Es licenciada en Física, y tiene una maestría y un doctorado en Ingeniería Energética.

Como investigadora de la máxima casa de estudios de México, colaboró con el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre Cambio Climático, que en 2007 obtuvo el Premio Nobel de la Paz.

Algunas de las propuestas más sonadas de su campaña fueron modernizar el sistema anticorrupción, "restablecer la austeridad republicana" e instaurar la revocación de mandato. En materia de movilidad, propuso —entre otras cosas— sustituir los microbuses por vehículos menos contaminantes, ampliar el Metrobús y eliminar el sistema de fotomultas.

Respecto al problema del agua, planteó construir un programa integral para el manejo de este recurso, integrado por instituciones de educación superior, la Comisión Nacional del Agua y los estados de México e Hidalgo.

También aseguró que defenderá los derechos y libertades de la comunidad LGBT.

La primera jefa de gobierno electa que gobernará la Ciudad de México quiere que el Instituto de la Mujer se eleve al rango de Secretaría y que las capitalinas tengan igualdad en el ingreso, seguridad en las calles y una vida libre de violencia.