Los Congresos de Tlaxcala, Campeche y Chihuahua aprobaron la reforma educativa avalada por el Congreso de la Unión, con lo cual ya suman 10 legislaturas estatales de las 17 que se requieren para que la reforma sea promulgada.

El lunes, con 25 votos a favor y dos en contra, la 64 Legislatura del Estado de Hidalgo aprobó la reforma educativa avalada por el Congreso de la Unión la semana pasada, en sustitución de la reforma implementada en el sexenio de Enrique Peña Nieto.

Con esa aprobación, el Congreso de Hidalgo se sumó a los Congresos de Morelos, Tabasco, Chiapas, Oaxaca, Colima y Zacatecas, que dieron luz verde a la reforma que adiciona y deroga diversas disposiciones de los artículos 3, 31 y 73 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos en materia educativa.

La minuta con los cambios propuestos por el presidente Andrés Manuel López Obrador en materia educativa requiere el aval de 17 Congresos locales para, posteriormente, ser promulgada por el Ejecutivo federal y entre en vigor.

La “nueva” reforma educativa elimina la evaluación punitiva a los maestros, plantea que la educación superior sea obligatoria, desaparece el Instituto Nacional de Evaluación Educativa (INEE) y modifica derechos laborales para los profesores.