No solo hay alcaldes que ganan más de lo que Andrés Manuel López Obrador recibirá mensualmente como presidente de México (108 mil pesos mensuales): a esta lista hay que agregar también a 17 de los 32 gobernadores del país, a quienes AMLO ya invitó a seguir sus pasos y bajarse el sueldo.

Ordenados por ingreso, se trata de los mandatarios de Guanajuato, Aguascalientes, Tabasco, el Estado de México, Campeche, Jalisco, Coahuila, Tamaulipas, Durango, Yucatán, San Luis Potosí, Oaxaca, Sonora, Zacatecas, Puebla, Querétaro y Quintana Roo, con ingresos brutos que van de los 110 mil a los 222 mil pesos mensuales.

El dinero no distingue ideologías. Los hay tricolores, como el mexiquense Alfredo del Mazo que cada mes recibe 174 mil pesos. Los hay azules, como el guanajuatense Miguel Márquez que dobla el salario que tendrá el nuevo presidente. Y también amarillos, como el tabasqueño Arturo Núñez con sus 179 mil pesos mensuales.

Y no solo son los gobernadores. Los 36 diputados del Congreso de Guanajuato tienen una remuneración bruta mensual de 117 mil 425 pesos en tanto que los 36 de Tamaulipas se acercan al sueldo de AMLO con 104 mil pesos, de acuerdo con el Informe Legislativo 2017 que publica el Instituto Mexicano de Competitividad.

Todos parejos

El 12 de julio, reunido con la mayoría de los gobernadores, AMLO pronunció unas palabras que bien pueden sonar a una exhortación como a una advertencia a los mandatarios locales para bajarse el sueldo.

“Si así lo deciden diputados y senadores, se va a reformar el artículo 127 de la Constitución para que ningún funcionario público pueda ganar más que lo que percibe el Presidente de la República. Si no se replica en las constituciones estatales, pues ya va a ser una recomendación (a los gobernadores) para que todos actuemos con austeridad”, señaló en el Palacio de Minería.

En entrevista con mexico.com, Javier Martín Reyes, profesor asociado del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE), señaló que todavía no queda claro si AMLO pretende bajar su programa de recortes salariales a los gobiernos locales. Y hasta no tener una propuesta concreta sobre el alcance de su plan es muy difícil especular sobre el tipo de regulación que implementará, considera el abogado y politólogo.

Pero supongamos que López Obrador quiere que los gobernadores ganen menos que él. Una manera, explica Martín Reyes, es que de manera soberana y autónoma los mandatarios de los estados decidan hacer planes de austeridad similares. Esto bien podría aplicarse a los nuevos mandatarios que ganaron por las siglas de Morena, aunque eso no implica que el resto lo haga.

La otra posibilidad es que AMLO impulse una reforma constitucional para que el artículo 127 en verdad se cumpla, lo que podría hacer con la mayoría que tendrá en las cámaras de Diputados y Senadores y potencialmente en los congresos locales. Este ya establece que ningún servidor público puede recibir una remuneración mayor a la del Presidente de la República, aunque en los hechos hay funcionarios que ganan más que el mandatario actual Enrique Peña Nieto, incluso en la esfera federal. Es el caso de los ministros de la Suprema Corte de Justicia o los magistrados de Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación —con sueldos que superan los 500 mil pesos mensuales— que ya rechazaron el plan de austeridad en sus bolsillos por considerarlo “inconstitucional”.

“Si no hay cambios, sobre todo a la Constitución, es muy probable que el 1 de diciembre sigamos en una situación muy parecida a la que estamos ahorita, donde hay un importante número de funcionarios, no del ejecutivo sino del judicial, o de órganos autónomos o de las entidades federativas que sí están ganando más que el Presidente”, dice el experto.